¡Give me fuel!

Nota: esta entrada la escribí un par de semanas después de la entrega de los Oscar de 2011 (el 27 de febrero de 2012 para ser exactos). Por razones insospechadas que sólo un servidor sabe ha estado durmiendo el sueño de los justos. Hoy por fin verá la luz y podré dormir tranquilo.

Barruntaba hace ya unos días acerca de la injusticia de los premios Oscar del 2011 con películas como “Shame”, qué actorazos Michael Fassbender y Carey Mulligan!, o con “Drive”, ¡qué banda sonora!, qué actores: Ryan Gosling, Carey Mulligan (otra vez) y Albert Brooks, pardiez!, ¡qué ambientación, qué de todo!, o con la muy emocionante “Warrior”, donde mezclan fantásticamente un dramón shakespeareano con un torneo de artes marciales mixtas sin despeinarse, o con una pequeña joya como “Another Earth”, y su magnífica y desconocida protagonista, Brit Marling, o ya a otro nivel, la hipnótica y surrealista astracanada de “Bellflower”:

Chico-conoce-chica:
ella: de donde eres? A qué te dedicas?
él: estoy construyendo un lanzallamas.
ella: jode-te… probablemente es lo más raro que he oído en mi vida.
(…)
ella: me gustas.
él: tú también me gustas.

Pues bien, entre las cinco: dos tristes candidaturas (para el montaje de sonido de “Drive”, que no ganó, y para actor secundario de Nick Nolte en “Warrior”, que tampoco ganó), señores carcamales de la academia, que “Another Earth” y “Bellflower” no tengan ni una candidatura es lógico según su lógica, pero que “Drive” y “Shame” tengan UNA miserable candidatura, roza lo delictivo! Sí, lo sé, la sacrosanta academia premia a pelis de “La Industria”.

Con la banda sonora de “Drive” a todo trapo para evitar oír al aprendiz de trombonista que tengo por vecino, y buscando por youtube las escenas de persecuciones de la susodicha película me iluminé para escribir esta entrada. No hay nada como el youtube para enlazar ideas y vídeos y acabar escribiendo una entrada acerca de persecuciones de coches en el cine.

Bullitt (Peter Yates, 1968):

Nota 2: como que un servidor tarda 10 meses en publicar nueva entrada el vídeo con la persecución ha sido borrado en el youtube, por tanto pongo lo que he encontrado, la misma persecución pero con una música horrible añadida cuando empiezan las hostilidades, mea culpa, me culpa, mea maxima culpa!

Conductores y coches:
– Steve McQueen (Bullitt) y Ford Mustang de 1968
– El Contable (lo voy a llamar así ya que tiene pinta de contable de la General Electric) y Dodge Charger

Quizá estemos ante la que es la “persecución canónica”, un clásico, el primer clásico del bello arte de filmar persecuciones motorizadas. La persecución empieza de manera formidable con el juego del gato y el ratón entre nuestro héroe Steve McQueen y El Contable, aderezada con una estupenda música del gran Lalo Schifrin, que junto al perfecto montaje hacen incrementar la tensión. La música acaba de manera abrupta dando paso a los primeros acelerones siendo substituida por otro tipo de música, la de los neumáticos chirriar y el ronroneo de los motores, el elegante ronronear del Dodge Charger y el más macarra del Mustang. La persecución se lanza por las empinadas calles de San Francisco dando paso a adelantamientos imposibles, derrapes, quema de neumático, coches volando e incluso la aparición estelar de un Volkswagen Escarabajo verde que en le minuto 1:52 es adelantado por El Contable, hasta aquí bien, pero luego lo readelantan otra vez ambos en el minuto 2:00 para luego, en el minuto 2:19 volver a adelantarlo por tercera vez! Pero hay más, qué coche adelantan por cuarta vez en el minuto 2:29? El Escarabajo verde, que como dios, tiene el don de la ubicuidad. Tras visionarlo varias veces deduzco que el adelantamiento del Escarabajo es siempre el mismo tomado desde diferentes perspectivas pero el montador, Frank P. Keller, que por cierto ganó el Oscar a mejor montaje, nos cuela cuatro adelantamientos en uno.


Luego ya la persecución se lanza por la carretera donde no faltan los adelantamientos temerarios, un motorista por el suelo, imprudentes pasos por los arcenes y varios tiros del secuaz de El Contable. Al final la persecución acaba con los malos estrellándose contra una gasolinera en una imagen que al verla recuerda un poco a otra película donde explotaban varias gasolineras, “Mad Max” (George Miller, 1979).

The French Connection (William Friedkin, 1971):

Conductores y coches:
– Gene Hackman (Jimmy “Popeye” Doyle) y Pontiac Le Mans
– Maquinista del metro a punta de pistola del malo

He aquí otra de las clásicas y conocidísimas persecuciones cinematográficas, la de Gene Hackman siguiendo al metro por debajo del puente metálico donde circula éste. Aquí encontramos varias diferencias con la persecución de “Bullitt”, la primera y más obvia es que el coche persigue al malo que se ha subido, y secuestrado, al metro. También cambiamos de ciudad, de San Francisco a Nueva York. Pero la diferencia más clara es la de la interpretación de Gene Hackman: cuando se lanza a perseguir al metro esquivando coches, chocando, derrapando, quemando neumático no se queda impertérrito y sin mover un músculo de la cara como Steve McQueen en su persecución, vamos, que parece más realista la interpretación de Hackman que la de McQueen, eso sí, queda más molón ponerse a doscientos por hora jugándose el pellejo y no mover un músculo de la cara!

También encontramos una novedad, las tomas desde el frontal del coche que dan una sensación de velocidad y vértigo inpagables, verlo en pantalla grande en el cine debe multiplicar por mucho su espectacularidad. Pura dinamita, como dice el cartel de la peli. Para ir acabando me quedo con la escena del cochecito, su aparición de la nada, los tres sucesivos primeros planos de Hackman, madre, Hackman y el volantazo para llevarse por delante varios cubos de basura, homenaje a la mítica escena del cochecito y la escalera de “El acorazado Potemkin” (Sergei Eisenstein, 1925)? No lo creo pero me gusta pensarlo. Por cierto, “The French Connection” ganó cinco Oscar: película, director, actor principal, guión adaptado y, como no, montaje para Gerald Greenberg.

Ronin (John Frankenheimer, 1998):

Advertencia: la siguiente persecución contiene spoilers, así que si no has visto “Ronin”, allá tú!

Conductores y coches:
– Natascha McElhone (Deirdre) y BMW535i
– Robert de Niro (Sam) y Peugeot 406

No solamente de Machos Alfa viven las persecuciones de coches, aquí encontramos a una Hembra Alfa, la bella Natascha McElhone al volante, marcándose una conducción espectacular perseguida eso sí por otro Macho Alfa, Robert de Niro, en quizá uno de sus últimos papeles dignos antes de perder los papeles, valga la redundancia. Menuda persecución se marcan aquí la McElhone y el De Niro por las calles de París! Muchísimos coches implicados, camiones volcando, motoristas atropellados, coches patrulla patas arriba, tiros, choques, coches en llamas, túneles, circulación en dirección contaria, por encima de la acera, frenética y espectacular. Aquí también vemos planos desde el frontal del coche como en “The French Connection” pero en cambio son de la escuela McQueen, impasibles e impávidos en la persecución, y qué estupendos primeros planos de la McElhone concentrada en la conducción y la melena al viento!

Quizá vea homenajes donde no los hay pero el momento en que se persiguen por debajo de un puente a toda velocidad me retrotrae a Gene Hackman persiguiendo al metro debajo del puente metálico. Aunque le haría una pequeña crítica a la persecución, en el momento en que circulan en dirección contraria los coches que vienen de frente van ordenadamente avanzando ahora uno a la derecha, ahora uno a la izquierda, derecha, izquierda y así sucesivamente. La escena de por sí merece todos los parabienes, solo pensar el trabajo que debió dar: extras, dobles, especialistas, calles cortadas, todo tipo de vehículos, un dineral en seguros, un auténtico infierno para los productores! Aquí, al contrario que las dos pelis anteriores, el montador, Tony Gibbs, no ganó el Oscar ni fue nominado.

Drive (Nicolas Winding Refn, 2011):

Conductores y coches:
– Ryan Gosling (“Driver”) y Ford Mustang de 2011
– Desconocido y Chrysler 300

En principio os quería ilustrar con la primera persecución de la película pero en youtube no la encontré entera, una lástima, aunque siendo purista no es una persecución con todas las de la ley, es el juego del ratón y el gato entre nuestro antihéroe evitando a un helicóptero de la policía y a varios coches patrulla por un Los Ángeles nocturno al son de la canción “Tick of the clock” de The Chromatics, una sublime escena.

Podría hablar largo y tendido acerca de este neowestern, un clásico instantáneo (ahora me sale la vena cinéfilopedante), a mí me recuerda mucho nuestro antihéroe Driver al misterioso Shane de una de mis pelis favoritas, “Raíces profundas” (George Stevens, 1953), su relación con la familia en apuros acosada por “los malos” pero ay, los malos siempre se cruzan con quien no deben… me voy por las ramas…

La persecución es corta, contundente y dinámica y no faltan los pases por el arcén, la quema de neumático y los adelantamientos arriesgados. Siguiendo mi tónica habitual de ver homenajes donde probablemente no los hay, del coche perseguidor no se ve en ningún momento quién lo conduce cosa que me hace recordar una de las primeras pelis de Spielberg “El diablo sobre ruedas” (1971) donde un pobre oficinista era acosado y perseguido por un oxidadísimo camión cisterna conducido por alguien que no nos muestran en ningún momento. Aquí lo mejor y más novedoso es la soberbia maniobra que realiza Ryan Gosling, también de la escuela mcqueeniana de impasibilidad en la persecución, derrapando y encarándose a su perseguidor, persecución marcha atrás!, para, ay, ¡qué grande!, poder pillar la curva mejor evitando el pilón naranja que obviamente el malo se come irremediablemente. Conocía nuestro llanero solitario la existencia del pilón naranja en el cruce? Por supuesto que sí.

Para ir acabando, los habituales minutos musicales, esta vez dobles, primero, por si no habéis tenido suficiente adrenalina y olor a goma quemada, la poderosa canción “Fuel” de los no menos poderosos, y grandes en sus tiempos, ahora un poco acomodados, Metallica! Si no os apetece más tralla pasad a los siguientes minutos musicales, los antológicos, y más tranquilos, títulos de crédito de “Drive”.

“Fuel” Metallica

“Nightcall” Kavinsky & Lovefoxxx

======================================================

Fuentes:

- Para los vídeos de las persecuciones youtube.com

- Para conocer los modelos de los coches implicados en las persecuciones la muy curiosa web, hay gente para todo, Internet Movie Cars Database: imcdb.org

- Para los datos acerca de las películas, Internet Movie Data Base: imdb.com

Himno

Los himnos siempre me han dado un poco de miedo, toda la parafernalia, mano al corazón, cántico, patriotismo, la bandera hondeando al viento… qué horror… (como escribir el verbo “ondear (una bandera o un pañuelo)” con H, patada al diccionario!!!). A mi solo me gustan los himnos cuando suenan en la previa de los partidos de selecciones de rugby, les dan un tono épico que me pone los pelos de punta, un gran prólogo antes de la batalla, muy noble batalla tratándose de rugby, pero batalla al fin y al cabo.

Ando yo estos días un tanto pesado con The cure, solo escucho The Cure, canto The Cure, sueño The Cure preparándome para el concierto del 1 de junio en Barcelona. Estoy escuchando de cabo a rabo, del derecho y del revés su discografía, sus hits y todo lo que se me pone por delante, caras B, rarezas etc… Y cuál fue mi sorpresa que ayer descubrí una canción de su último álbum “4:13 Dream” titulada “Underneath the stars”! No me lo podía creer! Por poco se me saltan las lágrimas. Con mano temblorosa le di al play y…

TREMENDA!

Solo queda añadir que “Underneath the stars” a partir de hoy pasa a ser el himno oficial de este inconstante y humilde blog. No podía ser de otra manera.

Os dejo con la letra del Himno:

Floating here like this with you
Underneath the stars
Alight for 13 billion years
The view is beautiful
And ours alone tonight
Underneath the stars

Spinning round and round with you
Watching shadows melt the light
Soft shining from our eyes
Into another space
Is ours alone tonight
Watching shadows melt

And the waves break
And the waves break…

Whisper in my ear a wish
“We could drift away”
Held tight
Your voice inside my head
The kiss is infinite
And ours alone tonight
“We could drift away”

Flying here like this with you
Underneath the stars
Alight for 13 billion years
The view is beautiful
And ours alone tonight
Underneath the stars

And everything gone
And all still to come
As nothing to us
Together as one
In each others arms
So near and so far
Forever as now
Underneath the stars
As the waves break…

Nótese que el gran Robert Smith tiene un mínimo de conocimientos astrofísicos (o que simplemente se molestó en buscarlo en el google) cuando dice “Alight for 13 billion years“, que efectivamente es la edad que tiene el universo, trece mil millones de años.

La vida abismal de los xenofioforeos

“Cuando miras largo tiempo a un abismo,
el abismo también mira dentro de ti”
Friedrich Nietzsche (1844-1900)

Cuántos Homo sapiens han pisado la Luna? Doce: Neil Armstrong, “Buzz” Aldrin, Charles Conrad, Alan Bean (sí, Mr. Bean llegó a la Luna… no he podido resistirme…), Alan Shepard, Edgar Mitchell, David Scott, James Irwin, John Young, Charles Duke, Eugene Cernan y Harrison Schmitt.

Cuántos Homo sapiens han hollado la cima del Everest? Unos 3.200: Edmund Hillary, Tenzing Norgay y otros tres mil y pico más, entre ellos Erik Weihenmayer (EEUU), la primera persona ciega en hacer cima en 2001, Junko Tabei (Japón), primera mujer (1975), Dale Abenojar, primer filipino en lograr cima (2006) o Jordan Romero (EEUU) que con 13 años 10 meses y 10 días, en 2010, es hasta el momento el más joven en hollar el Everest. No tengo noticia de que ningún perro haya subido al Everest, pero tiempo al tiempo.

Tenzing Norgay en la cima del Everest por primera vez (29 de mayo de 1953). Foto: Edmund Hillary

Cuántos Homo sapiens han llegado a la sima más profunda de los océanos terrestres? Dos (sólo dos?!?!), Jacques Piccard (Suiza) y Don Walsh (EEUU) allí por el lejano 23 de enero de 1960 a bordo del batiscafo Trieste cuando viajaron a casi 11 kilómetros de la superfície del mar en la sima Challenger situada en la fosa de las Marianas (Océano Pacífico).

Tal y como anuncié en la primera entrada del año el cambio de rumbo nos lleva de las profundidades del cosmos a la profundidades marinas, del hostil (y maravilloso) espacio exterior al hostil fondo de los océanos.

Y porqué al fondo de los océanos? Para contaros cómo se gesta una entrada del Espolón e ilustraros acerca de los xenofioforeos! Xenoqué?

XE-NO-FIO-FO-RE-OS

Twitter y los xenofioforeos

Ramoneando estas vacaciones navideñas por twitter, me topé con un tweet en @earthskyscience en donde enlazaban con un vídeo de la National Geographic Society y la Scripps Institution of Oceanography. El vídeo, de apenas 45 segundos, fue grabado a unos diez mil metros de profundidad en la sima Sirena (fosa de las Marianas) y en él se ven unos organismos llamados “xenophyophores” (y una medusa chupando cámara): uno nunca sabe lo que se puede encontrar en la jungla de twitter!

Al toparme con los “xenophyophores” saltaron las alarmas! Y qué co** serán los “xenophyophores”? Al acto me enamoré de ellos y tuiteé lo siguiente: “Mis nuevos ídolos, los xenofioforeos, o cómo vivir a más de 10.000 metros de profundidad”. He aquí la primera fase de la creación de una entrada del blog, encontrarse con algo que te haga saltar las alarmas (o enamorarte) con lo que ilustrar (o torturar) a los entusiastas (o sufridos) lectores.

A partir de aquí empieza la segunda fase, deambular por internet investigando sobre el tema escogido, copiar-pegar los enlaces correspondientes, leer y empezar a agitar les redes neuronales de la memoria a largo plazo para intentar recordar algo relacionado, mucho o poco, con el tema en cuestión y meterle chicha a la entrada.

No necesité agitarlas mucho ya que rápidamente me vino a la memoria la aventura del batiscafo Trieste en la sima Challenger, menuda cosa para retener en la memoria diréis, efectivamente, cada cerebro tiene sus cositas y el mío retiene nombres con una facilidad pasmosa. Pero hay más, inmediatamente recordé que uno de los dos tripulantes del Trieste se apellidaba Piccard ya que su nieto, Bertrand Piccard, en 1999, junto a Brian Jones fueron los primeros en dar la vuelta al mundo en globo. De tal palo tal astilla.

Con la primera y segunda fase superadas paso a la tercera fase, la de maceración o fermentación, como se prefiera. Una vez leído e investigado hay que darle forma a todo lo engullido y formarse un esquema mental de como trasladarlo todo al papel (o la pantalla). Esta fase puede durar días y mientras uno va realizando las tareas diarias de piloto automático, cocinar, andar, ir en metro, ir a comprar, etc… voy dándole vueltas al asunto e incluso lo consulto con la almohada, no hay nada como ir cayendo en un profundo sueño pensando en estrellas de neutrones o calamares colosales, muy saludable y recomendable!

Una vez todo bien macerado ya sólo me queda sumergirme en el abismo de la cuarta fase, la escritura, esta vez acerca de abismos, simas, fosas, batiscafos y xenofioforeos. Tengo que reconocer que esta fase es la más difícil, o la que me cuesta más, normalmente puede durar días, semanas o incluso meses. No sé muy bien el porque pero hay veces que de una sentada escribo una entrada y otras veces puedo pasarme días intentando enlazar dos frases sin éxito. Pues bien, entremos en materia.

Globos y batiscafos: de la estratosfera al abismo

“La exploración es el deporte del científico”
Auguste Piccard (1884-1962)

La família Piccard era, y es, una familia inquieta y emprendedora. Auguste Piccard estudió física y se interesó por los globos aerostáticos para poder estudiar las capas altas de la atmósfera y de paso los rayos cósmicos. En 1931, junto a su asistente Paul Kipfer subió hasta los 15.785 metros en un globo aerostático y en 1932, esta vez junto a Max Cosyns, batió su propio récord llegando a los 16.200 metros donde pudieron contemplar la curvatura de la Tierra. Más tarde se dio cuenta de que la cabina presurizada con la que había subido a la estratosfera se podía usar para la exploración de los océanos, y a eso se puso junto a su hijo Jacques Piccard después de la II Guerra Mundial. De su inventiva surgió el batiscafo, qué gran palabra: del griego βαθύ, profundo y σκάφος, barco: “barcoprofundo”!

Auguste Piccard

Desarrollado y probado con éxito el batiscafo Trieste, la marina de los EEUU se interesó en él para su posible uso en rescate y salvamento submarino. Piccard hijo fue contratado como asesor y tras varias pruebas que impresionaron la marina quisieron comprobar si podía llegar al Fondo del Océano, la sima Challenger, que toma su nombre del barco británico HMS Challenger que la descubrió en 1875.

El batiscafo Trieste. En la esfera inferior es donde sus dos ocupantes bajaron al abismo, el resto era depósito de lastre.

El 23 de enero de 1960, el teniente Don Walsh y Jacques Piccard se embutieron en el pequeño habitáculo del Trieste y pusieron rumbo a lo desconocido. Tras un descenso de casi cinco horas, no sin incidentes, el cristal de uno de los ojos de buey se rajó, pero aguantó, llegaron al Fondo del Océano a unos 10.900 metros de profundidad. Viendo que uno de los cristales se había rajado no se demoraron mucho, unos veinte minutos, y tras ver que había vida en la sima más profunda, un pez plano y una gamba, soltaron lastre y pusieron rumbo a la superfície a la que llegaron sin novedad y tras tres horas y cuarto de ascenso.

Como la misión no era científica no se tomaron fotos ni el Trieste llevaba ningún aparato científico, solo querían comprobar su resistencia, llegó a soportar 1.100 veces la presión que hay en la orilla del mar, y a fe que lo comprobaron!  

J. Piccard (incorporado) y D. Walsh embutidos en el habitáculo del Trieste.

Mientras esto ocurría, Hergé, el dibujante de las aventuras de Tintin, se inspiró en Piccard padre para crear al personaje del Profesor Tornasol. Y como ya he contado, el nieto de Auguste e hijo de Jacques, Bertrand Piccard, en 1999 fue el primero en dar la vuelta al mundo en globo sin escalas tardando 19 días 21 horas y 47 minutos. Menuda familia, de la estratosfera a los abismos oceánicos pasando por el cómic sin despeinarse!

Xenofioforeos en el abismo

El verano pasado la Scripps Institution of Oceanography (SIO) junto a la National Geographic Society (NGS) se fueron a la fosa de las Marianas a probar varios juguetitos nuevos que tenían y también, claro, a hacer un poco de ciencia seria. Entre los juguetes a estrenar estaba la “Dropcam” desarrollada por ingenieros de la NGS, una esfera de cristal rellena de focos, cámaras y cebo para atraer a las criaturas del abismo parecida a una bola de discoteca y capaz de resistir más de tres toneladas por centímetro cuadrado de presión. Su  funcionamiento es insultantemente sencillo, se la suelta en el mar y se graba, así sin más. En uno de sus viajes al abismo llamado Sirena la Dropcam tocó fondo a 10.641 metros y oh sorpresa, o no tanta, encontraron varios ejemplares de xenofioforeos e incluso una medusa que nadaba por allí.  Nunca antes se habían grabado xenofioforeos a tanta profundidad, el anterior récord estaba en 7.500 metros en la fosa de las Nuevas Hébridas, e incluso la medusa que aparece también ostenta el récord en profundidad entre los de su grupo.

Dos ingenieros de la NGS se preparan para lanzar la Dropcam, de pie Graham Wilhelm y tumbado Eric Berkenpas. Foto: Shelbi Randenburg

Vale, muy bien, estupendo, pero qué co… narices son los xenofioforeos?!?!?

Los xenofioforeos son protistas. No me jo…, paciencia, y qué son los protistas?

Los protistas son un grupo de seres vivos creado artificialmente para englobar  organismos que no son ni plantas, ni animales ni hongos. Definir un grupo por su no presencia en otro es un tanto artificial pero es lo que hay. La única característica que comparten los protistas es que son eucariotas, es decir, sus células tienen núcleo que es donde se encierra el material genético. Para el resto de características cada uno es de su madre: tenemos desde algas unicelulares microscópicas como las diatomeas a algas multicelulares que llegan a los 80 metros de longitud, el kelp, pertenecientes a las algas marrones (feófitos), tenemos desde esporozoos como el Plasmodium, parásito que provoca la malaria, hasta los euglenozoos como el Trypanosoma brucei que provoca la enfermedad del sueño que transmite la mosca tse-tse. Los hay que tienen mitocondrias (como nuestras células y las de todos los animales y los hongos) y los hay que tienen cloroplastos, es decir, que son fotosintéticos como las plantas. Como resumen podría decir que los protistas son un grupo polifilético, es decir, que no tienen un ancestro común como las plantas, los animales o los hongos.

Un "bosque" de kelp

Y nuestros amigos donde encajan? Me gusta que me hagáis esta pregunta ya que tras volverme (casi) loco destripando páginas web para saber exactamente donde clasifican a los xenos (permitidme esta familiaridad y así abrevio el nombre), creo, y sólo creo, que he logrado ver la luz. Finalmente me he quedado con la clasificación que he encontrado en la Encyclopedia of Life y en el WoRMS (World Register of Marine Species) en donde los clasifican dentro del filo de los foraminíferos, nosotros los humanos estamos dentro del filo de los cordados, en el subfilo vertebrados y en la clase mamíferos y como éstos, los xenos forman una clase, la de los xenophyophorea.

Varias especies de xenofioforeos. Fotos: Lisa Levin y David Checkley

Los foraminíferos son seres unicelulares, microscópicos (la mayoría, luego volvemos a esta cuestión) que fabrican una concha calcárea a través de la cual emiten unos pseudópodos, como unos tentáculos, para moverse y capturar su alimento. Viven tanto en agua dulce como salada y habitan tanto en la columna de agua (planctónicos) como en el sedimento (bentónicos).

Foraminíferos en "Kuntsformen der Natur" de Ernst Haeckel.

En cambio nuestros xenos son organismos macroscópicos, los vemos a simple vista, pudiendo llegar a medir hasta veinte centímetros.  Y lo más destacado, al menos para mi, es que siguen siendo unicelulares, hasta nuevo descubrimiento son las células individuales más grandes que se han encontrado entre todos los seres vivos, eso sí, tienen varios núcleos donde se guarda su material genético, por tanto, son eucariotas como nosotros.

Descubiertos en 1889 fueron clasificados como esponjas, luego los reclasificaron como amebas gigantes (protozoos), hasta que recientes análisis genéticos parece que los emparentan con los foraminíferos.

Los xenos habitan los fondos abisales, donde pueden llegar a ser muy abundantes, parece que se alimentan emitiendo pseudópodos como las amebas para envolver su alimento. En su día a día abisal mientras comen van secretando una sustancia gelatinosa que junto a sus excrementos van formando unas estructuras que se proyectan desde el suelo marino, de ahí su nombre que en griego significa “formador de cuerpos exteriores”.

Un xenofioforeo en la fosa de las Galápagos (Ecuador)

Estos “cuerpos exteriores” de los xenos proporcionan un hàbitat a otros organismos, pueden ser huéspedes de organismos comensales (el comensalismo es una relación que mantienen dos organismos, uno se beneficia del otro mientras que este otros ni sale perjudicado ni beneficiado) y se ha podido comprobar como en los fondos marinos en los que hay xenos, la biodiversidad es mas alta respecto las zonas que no hay xenos.

Los xenos son de los pocos grupos que viven exclusivamente a grandes profundidades oceánicas y como no podría ser de otra manera están muy bien adaptados a la vida en aguas frías, en completa oscuridad y a enormes presiones. Su descubrimiento a tanta profundidad abre un nuevo frente en el estudio de la biodiversidad, con posibles aplicaciones en biotecnología y de estudio de las adaptaciones a hábitats tan extremos.

A pesar de vivir en su tranquilo, oscuro y frío abismo los xenos, según estudios recientes, pueden acumular grandes concentraciones de metales pesados como el plomo, el mercurio y hasta el uranio, por lo que parece que son organismos que presentan una gran resistencia a estos metales, muy tóxicos y potencialmente mortales para nosotros.

Parece ser que por desgracia no hay ningún organismo que escape a los tentáculos de la implacable actividad humana en la Tierra, ni viviendo en el abismo, qué lástima!

Minutos musicales:

No había duda respecto a los minutos musicales, “Batiscafo Katiuscas” del grupo mallorquín Antònia Font. Cuántas canciones debe haber que hablen de batiscafos? Pocas o muy pocas y esta es ineludible. Sus cuatro primeros versos no pueden definir mejor la tarea de los batiscafos:

“Batiscafo monoplaça (batiscafo monoplaza)
es teu focus a s’abisme (tu foco en el abismo)
de ses aigües insondables (las aguas insondables)
només tu les averigües” (sólo tú las averiguas)

Fuentes:

- Artículos varios de la wikipedia
– Artículos en la Scripps Institution of Oceanography, earthsky.org, physorg.com.
-Para el tema de los protistas me fue muy útil este artículo.
-Y para desentrañar la clasificación de los xenos, esta pàgina y ésta.

Dos posibilidades para un final (1ª Parte): el monstruo exterior

“The end of everything that stands, the end”
“The end”
The Doors 

El Fin

Hoy me apetecía empezar por el final, los minutos musicales, ya que la entrada de hoy va sobre finales, como el título de la canción de The Doors que abre la película, o peliculón, “Apocalypse now” (Francis Ford Coppola, 1979). Y si tal película empezaba con la canción “The end” no hay que ser una mente preclara para deducir que no será una comedia romántica ni tampoco lo será la entrada de hoy.

Hará cosa de un mes leí en la revista AstronomíA un artículo de Eduardo García titulado “Supernovas y GRB cercanos a la Tierra”, a la mañana siguiente, en la ducha, barruntaba acerca de la posibilidad de que de un día para el otro pasáramos de estar encantados de ser humanos a quedar diezmados por un cataclismo estelar y entrar en la lista de animales en vías de extinción. Esto daba para una buena entrada del blog, pensé, pero faltaba algo, un poco más de dramatismo para hablar del (posible) findelmundo. Y encontré lo que faltaba, recordé otro artículo, de la revista National Geographic, titulado “Bajo el suelo de Yellowstone”, que leí hará cosa de un par de años, en donde Joel Achenbach escribía sobre el Parque Nacional Yellowstone (EEUU) y su gigantesco… bien, tranquilidad, no adelantemos acontecimientos!

Ya tenía entrada para hablar del (posible) findelmundo!

Monstruos

Acabo de leer el artículo y apago la luz de la mesilla. Estoy solo en casa. Todo está oscuro. No veo ni la palma de mi mano a un centímetro de mis ojos. Un crujido en el comedor me inquieta. Oigo algo indeterminado arrastrándose en el piso de arriba, o es en el techo de mi habitación?!?!. Mis ojos se acostumbran a la oscuridad y veo una figura monstruosa en los pies de la cama! Me sobresalto un segundo (eterno!!), falsa alarma, es la ropa encima de la silla que ha tomado una forma grotesca y terrorífica. De noche todos los gatos son pardos. No tengo edad para asustarme de los monstruos que viven debajo de mi cama, porque no viven debajo de las camas…

Un monstruo: una "cabezaraña" en "The Thing" (John Carpenter, 1982)

…los monstruos están ahí fuera.

Como Eta Carinae. Madurando poco a poco, amenazadoramente, sin prisa, sin pausa, tranquilamente… esperando su hora… nuestra hora.

Eta Carinae y los rayos mortíferos

En abril de 1843 a la estrella más brillante del cielo nocturno, Sirio, le salió competencia. Una estrella apenas perceptible a simple vista empezó a aumentar su brillo hasta llegar a la magnitud -0,8 (la de Sirio es -1,47 y la del Sol -26,8 por tanto, a menor magnitud mayor brillo). Eta Carinae había entrado a escena desde una distancia de unos 7.500 años luz de la Tierra, Sirio está “sólo” a 8,6 años luz. Realmente le dio por brillar! Luego poco a poco fue disminuyendo su brillo hasta su actual magnitud +4,47.

Eta Carinae es un monstruo: es entre 100 y 150 veces más masiva que el Sol y brilla cinco millones de veces más que nuestra estrella. Es también una estrella muy joven, unos tres millones de años (nuestro Sol tiene 4.500 millones de años), y al ser tan joven, tan grande y brillar muchísimo morirá joven, es una estrella, tal como las llamo yo, jamesdeanianavivirá deprisa, morirá joven y dejará un bonito cadáver. Y qué cadáver, un agujero negro tras una cataclísmica explosión! Cuando se le acabe el combustible que quemar explotará en una formidable hipernova, más intensa que una supernova, y será un espectáculo colosal de ver, a no ser que estés muy cerca de ella ya que entonces será la última cosa que veas.

Eta Carinae en su nebulosa, producto de la eyección de 1843, fotografiada por el telescopio Hubble

Y con la Tierra qué pasaría si Eta Carinae explotara mañana? Estamos a unos 7.500 años luz de ella, suficientemente lejos? O pavorosamente cerca?

Pavorosamente cerca 

Cómo me gusta ponerme apocalíptico! Pues bien, cuando una formidable estrella con una masa de veinte a treinta veces la masa del Sol explota en una supernova y forma un agujero negro emite dos intensos chorros de rayos gamma en direcciones opuestas.

Porrayosgammanomevienenada! Los rayos gamma son la fracción más energética del espectro lumínico, más que los peligrosos (y útiles) rayos X. Y qué pasaría si un colosal chorro de rayos gamma proveniente de una recién explosionada Eta Carinae impactara en la Tierra? Nada bueno, os lo aseguro. Los rayos gamma son suficientemente energéticos como para romper las muy abundantes moléculas de O2 y N2 presentes en nuestra atmósfera que facilitaría la formación de otras moléculas como el NO y el NO2 que son raras en nuestra atmósfera. Tanto el monóxido de nitrógeno (NO) como el dióxido de nitrógeno (NO2)son altamente peligrosas por tres motivos:

  1. El NO2 reacciona con el ion hidroxilo (OH-), proveniente del vapor de agua presente en la atmósfera, para formar el peligroso ácido nítrico que precipitaría en forma de lluvia ácida a escala diluvio-universal.
  2. El incremento del NO2 provocaría también un oscurecimiento de la atmósfera, ya que absorbe muy bien la luz visible, con el consecuente descenso de temperaturas.
  3. Por último, y quizá el efecto más importante, tanto el NO como el NO2 son catalizadores de la destrucción del ozono (O3). Y sin nuestra querida capa protectora de ozono, todo organismo expuesto a los rayos ultravioleta que nos llegan del Sol sufriría alteraciones en sus proteínas y ADN. Toda la biota terrestre se vería afectado de una manera catastrófica. Cabe recordar que la capa de ozono nos protege de los rayos ultravioleta malos que nos llegan desde nuestra estrella.

Pero qué pasa con la distancia que nos separa de Eta Carinae, unos 7.500 años luz?  Se considera que a unos 9.700 años luz el efecto de los rayos gamma ya sería perjudicial para la biosfera terrestre. Y a unos 6.500 años luz el efecto sería catastrófico ya que se cree que podría aniquilar la mitad de la capa de ozono.

Restos de la supernova del año 1006 fotografiada por el telescopio Chandra.

Han ocurrido explosiones de supernova cercanos a la Tierra en el pasado? Sí. Es muy probable que la extinción del Pérmico-Triásico, ocurrida hace unos 250 millones de años, fuera provocada, en parte, por la explosión de una supernova cercana a la Tierra. En esta extinción masiva, conocida también como Gran Mortandad, glups, no quedó títere con cabeza, el 96% de las especies marinas desapareció así como el 70% de vertebrados terrestres. Aunque se desconoce la causa de tan soberbia hecatombe es probable que entraran en juego varios factores como el impacto de un asteroide gigantesco, vulcanismo extremo e incluso, tal y como he dicho, una estrella gigantesca explotara cerca de la Tierra.

Un Lycaenops, reptil mamiferoide, liquidado en la Gran Mortandad.

Pero hay más, en la segunda gran extinción, la del Ordovícico-Silúrico, hay varios factores que coinciden con los efectos que provocaría una ducha de rayos gamma proveniente de alguna estrella muy masiva y cabreada.

Pero que no cunda el pánico, después de meteros el miedo en el cuerpo, os lo quito. Se sabe que cuando una estrella muy masiva explota y se forma un agujero negro, los dos chorros de rayos gamma que emite siguen la dirección del eje polar de la estrella madre. Para tranquilizaros os digo que Eta Carinae no apunta ominosamente hacia la Tierra sino que su eje polar está desviado unos 57º ! Parece que de éstas nos salvaremos!

Eso sí, lo que daría yo por estar en primera fila y ver el espectáculo de su explosión que podría ocurrir pasado mañana, dentro de veinte, cien mil o un millón de años. Nadie lo sabe.

En la próxima entrega del findelmundo hablaremos de otro monstruo, El Monstruo Yacente de Yellowstone.

Referencias:

1 – Artículo de la revista AstronomíA (número 147): “Explosiones de supernovas y de rayos gamma cercanas a la Tierra”, de Eduardo García Llama.

2 – Artículo “Could a supernova explosion nearby Earth have caused a mass extinction?”, de John Ellis y David N. Schramm, CERN.

Nota biológica: como biólogo de formación no puedo dejar de escribir esta nota. En la primera foto, la de la cabezaraña, he bautizado al monstruo así ya que quedaba bien empalmar la última a de “cabeza” con la primera a de “araña”, pero para alguien con un mínimo de formación en biología, como es mi caso, se habrá dado cuenta de que la cabezaraña se desplaza gracias a tres pares de patas articuladas típicas de los insectos (una araña no es un insecto!). Pero claro, cabezainsecto no queda tan bien! Eso sí, tanto insectos como arañas pertenecen al filo de los artrópodos y bien pudiera haber puesto cabezartrópodo. Esto sería lo correcto pero qué queréis que os diga, las arañas aterrorizan a mucha gente y si la uno a “cabeza” para dar lugar a una cabezaraña, miel sobre ojuelas!

Los justos

Con un poco de retraso ya que quería publicar esta entrada a finales de 2011, perezoso que es uno, os dejo un vídeo hecho por un servidor de ustedes con las mejores imágenes astronómicas del año propasado, música de Mozart (fragmento del concierto para piano nº 23 en La mayor K.488) y un poema de Jorge-Luis Borges. Más por menos no se puede dar!

LOS JUSTOS

Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Jorge-Luis Borges

¡Todo a estribor!

Se acaba 2011 y como es lógico empieza 2012, no sé si desearos feliz 2012 o ya directamente felicitaros 2013 porque a este año no lo salva ni el Séptimo de Caballería ni los Rohirrim en la batalla de los campos de Pelennor.

Pero como soy persona educada en colegio de pago: FELIZ 2012!

Y como dice el refrán, “año nuevo blog nuevo”. Que no cunda el pánico, no voy a dejar de daros la vara con las diferentes bestezuelas que pueblan el cosmos sino que voy a ampliar horizontes. 

Y porqué? Pues porque me apetece hablar de otras cosas: de volcanes, como el Nyiragongo o el Erebus o el Erta Ale, y también de supervolcanes, de batiscafos y abismos, del mar de los Sargazos, de cachalotes, calamares gigantes y calamares colosales, de xenofioforos, del lago Vostok, de la cara norte del Eiger y del majestuoso Cerro Torre, y paro ya que me animo.

El lago de lava en el volcán Erta Ale (Etiopía). Foto de Tom Pfeiffer.

Avisados quedáis que luego no aceptaré reclamaciones!

Para los minutos musicales una estupenda versión de la famosa aria “Nessun dorma” (“Que nadie duerma”) de la ópera de Puccini “Turandot” por parte del grupo catalán Inspira. Pues eso, que nadie se duerma este 2012 atentos todos a que no nos den más por el saco la casta política que nos manda!

PD: Y sí, el título de la entrada de hoy va con segundas…

Un punto azul pálido

Carl Sagan era una persona sabia y sensata y como tal, decía cosas sabias y sensatas. Una lástima que se nos fuera con sólo 62 años. El pasado 8 de noviembre hubiera cumplido 77 años.

Carl Sagan (1934-1996)

Desde su libro “Pale Blue Dot: A Vison of the Human Future in Space” nos dejó uno de sus más conocidos, y gloriosos, escritos. En unas pocas líneas nos colocó a los humanos en nuestro sitio, sin despeinarse y con sabias y sensatas palabras inspirado por esta magnífica foto de la sonda Voyager I:

La Tierra vista desde 6.000 millones de kilómetros, ese puntito azul pálido en el centro de la línea más clara de la derecha.

Sagan escribió:

“Desde este lejano punto de vista, la Tierra no parece tener ningún interés en especial. Pero para nosotros es diferente. Mirad de nuevo a este punto. Está aquí. Es nuestro hogar. Somos nosotros. En él, todo lo que amas, todo lo que sabes, todo de lo que has oído hablar, cada ser humano que fue, vivió su vida. La suma de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada padre y madre, cada niño lleno de esperanza, cada inventor y explorador, cada profesor de moralidad, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió allí, en una mota de polvo colgada de un rayo de Sol.
La Tierra es un minúsculo escenario en medio de una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertidos por todos esos generales y emperadores que, en la gloria y el triunfo, pudieron convertirse en momentáneos amos de una fracción de este punto. Piensa en las infinitas crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este punto sobre los apenas distinguibles habitantes de otra esquina, qué frecuentes sus desencuentros, qué ansiosos por matarse entre ellos, qué intensos sus odios.
Nuestras opiniones, nuestra supuesta importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo son desafiadas por este punto de pálida luz. Nuestro planeta es una solitaria mota en la envolvente e infinita oscuridad cósmica. En la oscuridad, en toda la inmensidad, no hay ni un atisbo de que ninguna ayuda venga de alguna parte para salvarnos de nosotros mismos.
La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún sitio, al menos en un futuro cercano, al cual nuestra especie pueda emigrar. Visitar, sí. Asentarnos, todavía no. Nos guste o no, la Tierra es donde interpretamos nuestra función.
Se dice de la astronomía que es una humilde actividad que forja el carácter. No hay mejor demostración del estúpido engreimiento humano que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Creo que esto subraya nuestra responsabilidad para tratarnos mejor los unos a los otros y preservar y querer este pálido punto azul, el único hogar que hemos conocido.”

Solo añadir una cosa, este vídeo del texto anterior leído por el mismo Carl Sagan:

Nota: la traducción es mía. Se ha hecho lo que se ha podido!