La exquisitez de la muerte (y el nacimiento)

Una vez el pintor irlandés Francis Bacon dijo:

“La muerte es la exquisitez del momento vivido”

Quizá sí, ya se sabe, los artistas, pero morir no mola! A no ser que al morir seas una estrella y dejes tras de ti una  exquisita y delicada nebulosa.

A lo bruto podríamos decir que una nebulosa es un objeto borroso que vemos en el cielo nocturno. De eso ya se dio cuenta el astrónomo y cazacometas Charles Messier allí por el siglo XVIII. Aficionado a descubrir cometas y a confundirlos habitualmente con objetos borrosos que le tocaban las narices, monsieur Messier se dedicó a catalogar esos objetos borrosos para no volver a confundirlos con sus queridos cometas. De esta manera nació el catálogo Messier, 110 objetos borrosos del cielo nocturno que no son cometas. En él están incluidos  galaxias, cúmulos estelares y nebulosas que son fácilmente visibles con prismáticos o telescopios pequeños bajo buenas condiciones de visibilidad. Incluso hay algunos visibles a simple vista como las Pléyades (M45, M por Messier y 45 por el número que le asignó) o la nebulosa de Orión (M42).

Charles Messier

Charles Messier (1730-1817)

Volvamos a las exquisitas y delicadas nebulosas. Una definición más académica diría que son zonas del espacio interestelar formadas por gases (hidrógeno y helio mayoritariamente) y polvo. Las nebulosas, como todo “objeto” susceptible de ser clasificado, ha sido clasificado (tengo la teoría que nuestro objetivo como especie no es medrar y reproducirnos sino clasificarlo TODO). Tras ardua búsqueda me quedo con la clasificación que he encontrado en la Wikipedia francesa:

1-Nebulosas oscuras: como bien indica su nombre, son las que se ven como manchas oscuras en el cielo que no dejan pasar la luz visible a través de ellas. Ejemplos: nebulosa del Saco de Carbón, la nebulosa Barnard 68 o la nebulosa de la Cabeza del Caballo.

Nebulosa Barnard 68. Foto: European Southern Observatory

Nebulosa Cabeza del Caballo

Nebulosa de la Cabeza del Caballo. Foto: Daniel Verschatse

2-Nebulosas de emisión: son grandes nubes de gas ionizado, que como su nombre indica, emiten su propia luz. Se pueden dividir en cuatro tipos:

  1. Planetarias: a pesar de su nombre, no tienen nada que ver con los planetas. Representan el estadio final de la vida de una estrella de media o baja masa (como nuestro Sol), que acaban su vida expulsando sus capas exteriores al espacio quedando en el centro una estrella enana blanca. Ésta, cuando llega a los 30.000ºC emite radiación ultravioleta ionizando los gases que ha expulsado, ya sea hidrógeno, oxígeno, helio o nitrógeno, provocando que emitan luz de diferentes colores según el gas. Un ejemplo sería M27  o nebulosa de Dumbbell, descubierta por Charles Messier en 1764.
  2. Regiones HII: éstas están claramente asociadas a los paritorios estelares y son las más frecuentes.  Recién salidas de la maternidad, estrellas jóvenes, calientes y muy brillantes emiten mucha radiación ultravioleta que al interaccionar e ionizar el hidrógeno de la nebulosa circundante emiten luz en el espectro rojo, de aquí que muchas de la nebulosas de emisión tengan un color rosado, rojizo o granate. Por ejemplo, la nebulosa de la Roseta.
  3. Remanentes de supernova: aquí nos encontramos con el resultado de una supernova. Supernova? La explosión final en la vida de una estrella de más de ocho veces la masa del Sol. Y como resto nos queda una estupenda nebulosa compuesta de varios elementos como oxígeno, nitrógeno, hierro y otros, amén de un agujero negro, o una estrella de neutrones o una enana blanca según sea la masa original de la estrella. Ejemplo: M1 o la nebulosa del Cangrejo, restos de una supernova que se vio en el año 1054 dC y que fue registrada por astrónomos chinos y árabes. Fue tan brillante que incluso se vio de día durante un par de semanas (de noche debería ser un espectáculo inenarrable).
  4. Burbujas de Wolf-Rayet: las nebulosas en cuestión las generan las estrellas de Wolf-Rayet, unas peculiares y raras estrellas (solo conocemos 220 en nuestra galaxia), muy masivas (más de veinticinco veces la masa del Sol) y que pierden masa a unas tasas fuera de lo normal. Como bien habéis deducido estas ingentes cantidades de materia que pierden forman la nebulosa o burbujas de Wolf-Rayet (solo hace falta que le echéis un vistazo a la foto de más abajo para comprobar porque las llaman “burbujas”). Ejemplo: nebulosa Yelmo de Thor.
M27_-_Dumbbell_Nebula [640x480]

Nebulosa planetaria: M27 o nebulosa de Dumbbell

Crab Nebula Hubble

Remanente de supernova: M1 o nebulosa del Cangrejo

Nebulosa Roseta

Nebulosa región H II: Nebulosa de la Roseta

3-Nebulosas de reflexión: de naturaleza idéntica a las nebulosas oscuras, reflejan la luz que emite una estrella cercana. Ésta no es lo suficientemente energética como para ionizar el gas y su luz simplemente se dispersa por la nebulosa adquiriendo un tono azulado.

Thors_Helmet

Nebulosa/burbuja de Wolf-Rayet: nebulosa Yelmo de Thor (NGC 2359)

witch head nebula

Nebulosa de reflexión: nebulosa de la Cabeza de Bruja (IC2118)

Cabe decir que las nebulosas no son excluyentes unas con las otras, en una misma nebulosa podríamos encontrar una oscura y una de emisión H II, por ejemplo en esta espectacular panorámica de los alrededores de la nebulosa M17:

M17

Zona de formación estelar en los alrededores de M17 donde se mezclan nebulosas oscuras y nebulosas HII

Mucho me temo que cuando Francis Bacon hablaba de la exquisitez de la muerte no se refería a las estrellas, aunque me ha venido de perlas para soltaros todo este rollo, y si se refería a la muerte de las estrellas no lo podría haber dicho mejor: no hay nada más exquisito que la muerte (y nacimiento) de una estrella.

Para desintoxicar un poco os dejo un vídeo astronómico-musical que tanto me gustan acerca del maratón Messier. Dicho maratón consiste en localizar en una sola noche (normalmente a finales de marzo, y con luna nueva a ser posible) todos los objetos del catálogo Messier.

Y ya para ir acabando otro vídeo con todos los objetos Messier y música de  The Beatles, The Proclaimers y Linkin’ Park:

=======================================================

Fuentes:

-Artículos varios de la Wikipedia en castellano, francés e inglés.

-Web de la Swinburne University of Technology (Melbourne, Australia), especialmente su “The SAO Encyclopedia of Astronomy” (qué descubrimiento!!!)

-Varios artículos de la revista AstronomíA.

Es de justicia, ya que he usado una cita suya, dejaros algún enlace sobre Francis Bacon, pintor que a mi personalmente no me gusta mucho aunque tendría que ver un cuadro suyo en directo, que la cosa cambia! El enlace dirige a una retrospectiva que le dedicaron en la Tate Britain.

En las fotos donde no he puesto su legítimo autor corresponden todas ellas a algún de los varios telescopios que gestiona la NASA, principalmente son del Hubble.

Una respuesta a “La exquisitez de la muerte (y el nacimiento)

  1. Pingback: Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (IV) « Desde el espolón de Orión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s