Archivo mensual: diciembre 2010

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (y XIV)

Orión de la cabeza a los pies

Y hoy, último día del año y de la primera década del siglo XXI, por fin, la campeona de 2010 según Phil Plait, una espectacular foto de la constelación de Orión, APOD el pasado 23 de octubre, tomada por Rogelio Bernal Andreo, otro magnífico astrónomo y astrofotógrafo amateur, que desde el patio de su casa logra fotos maravillosas:

Orión en todo su esplendor

Quizá sea Orión una de las constelaciones más espectaculares del cielo. No sólo pueden verse sus principales estrellas desde ciudades contaminadas lumínicamente sino que incluso se puede llegar a ver la Gran Nebulosa de Orión. Es más, cuando mejor se ve en las latitudes medias del Hemisferio Norte es durante el invierno, solo hace falta mirar hacia el sureste y localizar las tres estrellas de su cinturón a eso de las nueve de la noche. Luego, cuando esté ya más alta en el cielo se puede buscar la nebulosa de Orión, un poco más debajo de la estrella central del cinturón y comparar el color de las dos estrellas más brillantes de Orión, Betelgueuse y Rígel. La primera, situada en el hombro derecho de Orión (vamos, arriba a la izquierda), es una supergigante roja fría (unos 3.500 grados en su superficie), mientras que Rígel (a bajo a la derecha) es una supergigante azul muy caliente, 11.000 grados en su superficie (el Sol, para comparar, está a unos 6.000 grados).

Saltan a la vista dos estructuras gaseosas de color rojo, una, esférica y en la cabeza de Orión es la nebulosa Lambda Orionis, la otra, la C gigante que cruza la constelación se la conoce por el Bucle de Barnard. Se desconoce su origen pero es probable que se hayan formado tras la explosión final (supernova) de varias estrellas.

Si nos vamos a la esquina inferior derecha, al lado de Rígel, vemos como una mancha lechosa, la nebulosa de la Cabeza de Bruja, una nebulosa que refleja la luz de Rígel y le da este tono entre blancuzco y azulado.

También podemos encontrar la Nebulosa de la Cabeza del Caballo, justo debajo de la estrella más a la izquierda del cinturón. Consiste en una nube de polvo que superpuesta a un fondo de color rojizo parece la cabeza de un caballo, aunque en la foto de hoy no se ve muy bien ya que es bastante pequeña.

Pero la maravilla de Orión es su espada, o Gran Nebulosa de Orión, o M42, como ustedes prefieran. Situada por debajo de la estrella del medio del cinturón es una potente nebulosa de emisión donde se están fabricando nuevas estrellas para la causa. Al encontrarse a sólo 1.500 años luz se puede ver como una tenue manchita incluso en ciudades a simple vista. Luego, si se usan prismáticos y telescopios su espectacularidad aumenta.

Pues hasta aquí el maratón fotográfico para despedir el 2010 y la primera década del siglo XXI!

Feliz año a todo el mundo!

Foto: Rogelio Bernal Andreo

Anuncios

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (XIII)

El ocaso del Endeavour

Medalla de plata para otra foto tomada desde la Estación Espacial Internacional (ISS) y APOD el 16 de febrero. En este caso podemos ver la negra figura del transbordador espacial Endeavour acercándose y a punto de “atracar” en la ISS:

El ocaso del Endeavour

En ella también podemos ver las tres primeras capas de la atmósfera a contraluz del Sol que ya se ha escondido detrás de la Tierra. La primera capa, anaranjada, corresponde a la troposfera y es donde se dan todos los fenómenos meteorológicos que nos afectan y tiene unos 16 kilómetros de grosor. En ella también se acumula la mayor parte del oxígeno que respiramos. La segunda capa, blanquecina, es la estratosfera en donde encontramos el ozono que absorbe y nos protege de los rayos ultravioleta que nos manda el Sol. Por último, y de tono azulado, nos topamos con la mesosfera que es la capa donde se observan las estrellas fugaces.

Phil Plait titula foto como el ocaso del Endeavour ya que a la flota de transbordadores espaciales le llega su fin. Después de su primer vuelo en 1981 y 133 misiones, está previsto un último vuelo el 1 de abril de 2011 y dos más que se podrían aprobar en breve. Se han ganado la jubilación!

La flota actual consta de tres transbordadores espaciales, el Endeavour, el Discovery y el Atlantis. Los otros dos, el Challenger y el Columbia, se perdieron en sendos accidentes en 1986 y 2003 respectivamente.

Foto: NASA

Y mañana, la campeona: Orión de los pies a la cabeza.

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (XII)

20 años no son nada!

Entramos ya en la fase decisiva de las tres mejores fotos astronómicas de 2010 según Phil Plait. Medalla de bronce para una estupenda foto de la nebulosa Carina, una espectacular, tumultuosa y caótica zona de formación estelar fotografiada por el Hubble en su vigésimo cumpleaños:

Los pilares de la creación en la nebulosa Carina

Aún me acuerdo cuando se puso en órbita el telescopio Hubble y poco tiempo después se dieron cuenta que por un error de diseño había quedado un poco miope. Por suerte se pudo mandar un equipo de reparación y se corrigió el error. Ahora bien, con el sustituto del Hubble, el James Webb Space Telescope, no se podrá enviar ningún equipo de “oculistas” ya que se pondrá en órbita a un millón y medio de kilómetros de la Tierra. Qué vayan afinando que luego no quiero sorpresas!

La foto de hoy es el fragmento de una foto más extensa de la nebulosa Carina que fue APOD el 26 de abril pasado. En ella podemos ver los llamados “pilares de la creación”, nubes de polvo y gas en el interior de los cuales estrellas nacientes están dando sus primeros balbuceos. Dentro de unos 100.000 años las estrellas recién nacidas se liberarán de su capullo y darán lugar a un nuevo cúmulo estelar. De hecho algunas de ellas ya se han liberado y brillan a su alrededor. Es muy probables que cinco mil millones de años atrás la zona donde se formó el Sol y sus hermanas tuviera un aspecto similar.

Foto: NASA, ESA, M. Livio y el equipo del vigésimo cumpleaños del Hubble.

Y mañana: El Endeavour y la atmósfera

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (XI)

Una aurora austral

Aurora austral, aurora boreal, tanto monta, monta tanto, unas se dan en el Polo Sur y las otras en el Polo Norte. Y la foto de hoy corresponde a una fantástica aurora austral fotografiada desde una inmejorable atalaya.

Aurora austral desde la Estación Espacial Internacional


Hará unos meses leí una discusión acerca de qué lugar de trabajo tenía mejores vistas y llegaban a la conclusión que era la cabina de un avión comercial. Estuve de acuerdo. Pero viendo la foto de hoy he llegado a la conclusión que debería ser la Estación Espacial Internacional (ISS). Poder mirar por la ventana y ver espectáculos como éste así como poder admirar a nuestra canica azul no debe tener precio.

Las auroras boreales o australes son el producto del choque de protones y electrones emitidos por el Sol, que guiados por la magnetosfera (el campo magnético terrestre) inciden en los polos con la atmósfera. Al chocar estos neutrones y electrones con los átomos de oxígeno y nitrógeno, componentes mayoritarios de la atmósfera, emiten luz visible dando lugar a estos fantásticos espectáculos de luz.

La foto está tomada por algún astronauta que se encontraba en la ISS en ese momento aunque no he podido averiguar quién fue el autor. Unos meses atrás el astronauta japonés Soichi Noguchi se dedicaba a fotografiar la Tierra desde su atalaya y las colgaba en su cuenta de Twitter. Cuando volvió a la Tierra le tomó el relevo el astronauta estadounidense Douglas H. Wheelock y también ha ido colgando las fotos en su cuenta de Twitter. Es probable que la foto sea de alguno de los dos.

Foto: NASA/Expedición 23

Y mañana: Veinte años no son nada!

Nota: por lo que parece, la expedición 23 a la ISS tenía como miembro a Soichi Noguchi como ingeniero de vuelo, por tanto me jugaría lo que fuera a que la foto es suya.

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (X)

M51, una buena madre

Llegamos ya a las cinco mejores imágenes astronómicas del año según Phil Plait. Hoy nos desplazamos 23 millones de años luz para (re)visitar una vieja conocida, M51 o la galaxia del Remolino. Una galaxia espiral de libro!

M51 y sus “pollitos”


Como haría una buena madre con sus pollitos, M51 ahueca sus dos brazos para proteger a sus nubes de gas rosado en donde se están formando nuevas estrellas. Entre estas nubes podemos ver otras nubes oscuras de gas producto de la muerte o nacimiento de las estrellas.

La foto es una composición de cuatro fotografías llevada a cabo por otro de los grandes astrofotógrafos amateurs, Robert Gendler, que desde el patio de su casa obran “milagros” fotográficos como éste.

Foto: NASA (Hubble), ESA, S.Beckwith (STScI), procesado adicional: Robert Gendler

Y mañana: Una aurora austral desde el espacio

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (IX)

LO NUNCA VISTO (Y MENOS, FOTOGRAFIADO)

La foto de hoy es quizá la menos espectacular y estética de las catorce pero lo fotografiado es único  y quizá irrepetible, de ahí que ocupe un puesto tan alto en la clasificación ya que está en sexta posición.

X

Muy bien, dirán, y esto qué es? Pues los restos de una colisión entre dos asteroides. Si ya es raro poder fotografiar la colisión de algún asteroide o cometa con un planeta, tal como ocurrió en 1994 con el choque del cometa Shoemaker-Levy 9 con Júpiter, que choquen dos asteroides (y se fotografíe el resultado) es de aplauso y ovación. Eso sí, el choque se produjo en el cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter y se sospecha que no debe ser raro, lo que es raro es poder fotografiarlo!

El telescopio LINEAR es quizá el telescopio más útil para la humanidad ya que su función es la de escrutar noche tras noche los cielos para detectar asteroides, cometas y otros NEO (Near-Earth Objects) que puedan representar un peligro para nuestra integridad. A finales de 2007 había descubierto más de 225.957 asteroides, 2.019 NEOs y 236 cometas!

En enero de 2010 el telescopio LINEAR rastreando el cielo detectó un extraño cometa y se decidió apuntar a él con el Hubble. Lo que se vio no correspondía a un cometa sino a lo que parecía el choque de dos asteroides. El más  grande, o lo que queda de él, es el punto blanco que ocupa un extremo de la X mientras que el otro, más pequeño, se desintegró y con la presión de la luz del Sol, nos obsequió con una estupenda cola. El otro palo de la X que se ve podría ser un trozo más grande de asteroide que se fue desintegrando poco a poco.

Foto: NASA, ESA, D. Jewitt (UCLA)

Y mañana: M51, una buena madre.

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (VIII)

LUTECIA BIEN VALE UNA ROSETTA

“París bien vale una moza” se titulaba una “mítica” película de Alfredo Landa. Pues bien, si en la anterior entrada parafraseaba a Shakespeare en “Enrique III” hoy parafrasearé (menudo verbo!) el título de la película de Landa (el nivel baja, lo sé): Lutecia (antiguo nombre de París y nombre con el que se bautizó al asteroide que nos ocupa hoy) bien vale una Rosetta (sonda de la ESA para estudiar asteroides y cometas):

El asteroide 21Lutetia fotografiado por la sonda Rosetta

La sonda Rosetta fue lanzada en 2004 con el objetivo de interceptar al cometa Churyumov-Gerasimenko en 2014 e intentar que el módulo de aterrizaje Philae consiga ponerse en él. Pero mientras tanto no llega el cometa se ha aprovechado para el estudio de varios asteroides que se han cruzado en su camino, uno de ellos el Lutecia, o 21Lutetia, su nombre oficial.

El asteroide en cuestión tiene unas dimensiones de 132x101x76 kilómetros y fue descubierto por Hermann Goldschmidt un 15 de noviembre de 1852 desde París (de ahí su nombre), cuando todavía se podía ver sin dificultades el cielo nocturno desde las grandes ciudades.

La sonda Rosetta sobrevoló el asteroide a sólo 3.152 kilómetros, de ahí que se vean perfectamente sus detalles de superficie llena de cráteres de impacto. No hay cuerpo en el Sistema Solar que se libre de algún impacto! No hace falta decir que por sus dimensiones si algún día se cruzara con la trayectoria de la Tierra ya nos podríamos ir despidiendo.

Foto: ESA, Rosetta

Mañana: una más de asteroides, esta vez colisionando