Archivo mensual: diciembre 2011

Un punto azul pálido

Carl Sagan era una persona sabia y sensata y como tal, decía cosas sabias y sensatas. Una lástima que se nos fuera con sólo 62 años. El pasado 8 de noviembre hubiera cumplido 77 años.

Carl Sagan (1934-1996)

Desde su libro “Pale Blue Dot: A Vison of the Human Future in Space” nos dejó uno de sus más conocidos, y gloriosos, escritos. En unas pocas líneas nos colocó a los humanos en nuestro sitio, sin despeinarse y con sabias y sensatas palabras inspirado por esta magnífica foto de la sonda Voyager I:

La Tierra vista desde 6.000 millones de kilómetros, ese puntito azul pálido en el centro de la línea más clara de la derecha.

Sagan escribió:

“Desde este lejano punto de vista, la Tierra no parece tener ningún interés en especial. Pero para nosotros es diferente. Mirad de nuevo a este punto. Está aquí. Es nuestro hogar. Somos nosotros. En él, todo lo que amas, todo lo que sabes, todo de lo que has oído hablar, cada ser humano que fue, vivió su vida. La suma de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada padre y madre, cada niño lleno de esperanza, cada inventor y explorador, cada profesor de moralidad, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió allí, en una mota de polvo colgada de un rayo de Sol.
La Tierra es un minúsculo escenario en medio de una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertidos por todos esos generales y emperadores que, en la gloria y el triunfo, pudieron convertirse en momentáneos amos de una fracción de este punto. Piensa en las infinitas crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este punto sobre los apenas distinguibles habitantes de otra esquina, qué frecuentes sus desencuentros, qué ansiosos por matarse entre ellos, qué intensos sus odios.
Nuestras opiniones, nuestra supuesta importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo son desafiadas por este punto de pálida luz. Nuestro planeta es una solitaria mota en la envolvente e infinita oscuridad cósmica. En la oscuridad, en toda la inmensidad, no hay ni un atisbo de que ninguna ayuda venga de alguna parte para salvarnos de nosotros mismos.
La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún sitio, al menos en un futuro cercano, al cual nuestra especie pueda emigrar. Visitar, sí. Asentarnos, todavía no. Nos guste o no, la Tierra es donde interpretamos nuestra función.
Se dice de la astronomía que es una humilde actividad que forja el carácter. No hay mejor demostración del estúpido engreimiento humano que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Creo que esto subraya nuestra responsabilidad para tratarnos mejor los unos a los otros y preservar y querer este pálido punto azul, el único hogar que hemos conocido.”

Solo añadir una cosa, este vídeo del texto anterior leído por el mismo Carl Sagan:

Nota: la traducción es mía. Se ha hecho lo que se ha podido!