¡Give me fuel!

Nota: esta entrada la escribí un par de semanas después de la entrega de los Oscar de 2011 (el 27 de febrero de 2012 para ser exactos). Por razones insospechadas que sólo un servidor sabe ha estado durmiendo el sueño de los justos. Hoy por fin verá la luz y podré dormir tranquilo.

Barruntaba hace ya unos días acerca de la injusticia de los premios Oscar del 2011 con películas como “Shame”, qué actorazos Michael Fassbender y Carey Mulligan!, o con “Drive”, ¡qué banda sonora!, qué actores: Ryan Gosling, Carey Mulligan (otra vez) y Albert Brooks, pardiez!, ¡qué ambientación, qué de todo!, o con la muy emocionante “Warrior”, donde mezclan fantásticamente un dramón shakespeareano con un torneo de artes marciales mixtas sin despeinarse, o con una pequeña joya como “Another Earth”, y su magnífica y desconocida protagonista, Brit Marling, o ya a otro nivel, la hipnótica y surrealista astracanada de “Bellflower”:

Chico-conoce-chica:
ella: de donde eres? A qué te dedicas?
él: estoy construyendo un lanzallamas.
ella: jode-te… probablemente es lo más raro que he oído en mi vida.
(…)
ella: me gustas.
él: tú también me gustas.

Pues bien, entre las cinco: dos tristes candidaturas (para el montaje de sonido de “Drive”, que no ganó, y para actor secundario de Nick Nolte en “Warrior”, que tampoco ganó), señores carcamales de la academia, que “Another Earth” y “Bellflower” no tengan ni una candidatura es lógico según su lógica, pero que “Drive” y “Shame” tengan UNA miserable candidatura, roza lo delictivo! Sí, lo sé, la sacrosanta academia premia a pelis de “La Industria”.

Con la banda sonora de “Drive” a todo trapo para evitar oír al aprendiz de trombonista que tengo por vecino, y buscando por youtube las escenas de persecuciones de la susodicha película me iluminé para escribir esta entrada. No hay nada como el youtube para enlazar ideas y vídeos y acabar escribiendo una entrada acerca de persecuciones de coches en el cine.

Bullitt (Peter Yates, 1968):

Nota 2: como que un servidor tarda 10 meses en publicar nueva entrada el vídeo con la persecución ha sido borrado en el youtube, por tanto pongo lo que he encontrado, la misma persecución pero con una música horrible añadida cuando empiezan las hostilidades, mea culpa, me culpa, mea maxima culpa!

Conductores y coches:
– Steve McQueen (Bullitt) y Ford Mustang de 1968
– El Contable (lo voy a llamar así ya que tiene pinta de contable de la General Electric) y Dodge Charger

Quizá estemos ante la que es la “persecución canónica”, un clásico, el primer clásico del bello arte de filmar persecuciones motorizadas. La persecución empieza de manera formidable con el juego del gato y el ratón entre nuestro héroe Steve McQueen y El Contable, aderezada con una estupenda música del gran Lalo Schifrin, que junto al perfecto montaje hacen incrementar la tensión. La música acaba de manera abrupta dando paso a los primeros acelerones siendo substituida por otro tipo de música, la de los neumáticos chirriar y el ronroneo de los motores, el elegante ronronear del Dodge Charger y el más macarra del Mustang. La persecución se lanza por las empinadas calles de San Francisco dando paso a adelantamientos imposibles, derrapes, quema de neumático, coches volando e incluso la aparición estelar de un Volkswagen Escarabajo verde que en le minuto 1:52 es adelantado por El Contable, hasta aquí bien, pero luego lo readelantan otra vez ambos en el minuto 2:00 para luego, en el minuto 2:19 volver a adelantarlo por tercera vez! Pero hay más, qué coche adelantan por cuarta vez en el minuto 2:29? El Escarabajo verde, que como dios, tiene el don de la ubicuidad. Tras visionarlo varias veces deduzco que el adelantamiento del Escarabajo es siempre el mismo tomado desde diferentes perspectivas pero el montador, Frank P. Keller, que por cierto ganó el Oscar a mejor montaje, nos cuela cuatro adelantamientos en uno.


Luego ya la persecución se lanza por la carretera donde no faltan los adelantamientos temerarios, un motorista por el suelo, imprudentes pasos por los arcenes y varios tiros del secuaz de El Contable. Al final la persecución acaba con los malos estrellándose contra una gasolinera en una imagen que al verla recuerda un poco a otra película donde explotaban varias gasolineras, “Mad Max” (George Miller, 1979).

The French Connection (William Friedkin, 1971):

Conductores y coches:
– Gene Hackman (Jimmy “Popeye” Doyle) y Pontiac Le Mans
– Maquinista del metro a punta de pistola del malo

He aquí otra de las clásicas y conocidísimas persecuciones cinematográficas, la de Gene Hackman siguiendo al metro por debajo del puente metálico donde circula éste. Aquí encontramos varias diferencias con la persecución de “Bullitt”, la primera y más obvia es que el coche persigue al malo que se ha subido, y secuestrado, al metro. También cambiamos de ciudad, de San Francisco a Nueva York. Pero la diferencia más clara es la de la interpretación de Gene Hackman: cuando se lanza a perseguir al metro esquivando coches, chocando, derrapando, quemando neumático no se queda impertérrito y sin mover un músculo de la cara como Steve McQueen en su persecución, vamos, que parece más realista la interpretación de Hackman que la de McQueen, eso sí, queda más molón ponerse a doscientos por hora jugándose el pellejo y no mover un músculo de la cara!

También encontramos una novedad, las tomas desde el frontal del coche que dan una sensación de velocidad y vértigo inpagables, verlo en pantalla grande en el cine debe multiplicar por mucho su espectacularidad. Pura dinamita, como dice el cartel de la peli. Para ir acabando me quedo con la escena del cochecito, su aparición de la nada, los tres sucesivos primeros planos de Hackman, madre, Hackman y el volantazo para llevarse por delante varios cubos de basura, homenaje a la mítica escena del cochecito y la escalera de “El acorazado Potemkin” (Sergei Eisenstein, 1925)? No lo creo pero me gusta pensarlo. Por cierto, “The French Connection” ganó cinco Oscar: película, director, actor principal, guión adaptado y, como no, montaje para Gerald Greenberg.

Ronin (John Frankenheimer, 1998):

Advertencia: la siguiente persecución contiene spoilers, así que si no has visto “Ronin”, allá tú!

Conductores y coches:
– Natascha McElhone (Deirdre) y BMW535i
– Robert de Niro (Sam) y Peugeot 406

No solamente de Machos Alfa viven las persecuciones de coches, aquí encontramos a una Hembra Alfa, la bella Natascha McElhone al volante, marcándose una conducción espectacular perseguida eso sí por otro Macho Alfa, Robert de Niro, en quizá uno de sus últimos papeles dignos antes de perder los papeles, valga la redundancia. Menuda persecución se marcan aquí la McElhone y el De Niro por las calles de París! Muchísimos coches implicados, camiones volcando, motoristas atropellados, coches patrulla patas arriba, tiros, choques, coches en llamas, túneles, circulación en dirección contaria, por encima de la acera, frenética y espectacular. Aquí también vemos planos desde el frontal del coche como en “The French Connection” pero en cambio son de la escuela McQueen, impasibles e impávidos en la persecución, y qué estupendos primeros planos de la McElhone concentrada en la conducción y la melena al viento!

Quizá vea homenajes donde no los hay pero el momento en que se persiguen por debajo de un puente a toda velocidad me retrotrae a Gene Hackman persiguiendo al metro debajo del puente metálico. Aunque le haría una pequeña crítica a la persecución, en el momento en que circulan en dirección contraria los coches que vienen de frente van ordenadamente avanzando ahora uno a la derecha, ahora uno a la izquierda, derecha, izquierda y así sucesivamente. La escena de por sí merece todos los parabienes, solo pensar el trabajo que debió dar: extras, dobles, especialistas, calles cortadas, todo tipo de vehículos, un dineral en seguros, un auténtico infierno para los productores! Aquí, al contrario que las dos pelis anteriores, el montador, Tony Gibbs, no ganó el Oscar ni fue nominado.

Drive (Nicolas Winding Refn, 2011):

Conductores y coches:
– Ryan Gosling (“Driver”) y Ford Mustang de 2011
– Desconocido y Chrysler 300

En principio os quería ilustrar con la primera persecución de la película pero en youtube no la encontré entera, una lástima, aunque siendo purista no es una persecución con todas las de la ley, es el juego del ratón y el gato entre nuestro antihéroe evitando a un helicóptero de la policía y a varios coches patrulla por un Los Ángeles nocturno al son de la canción “Tick of the clock” de The Chromatics, una sublime escena.

Podría hablar largo y tendido acerca de este neowestern, un clásico instantáneo (ahora me sale la vena cinéfilopedante), a mí me recuerda mucho nuestro antihéroe Driver al misterioso Shane de una de mis pelis favoritas, “Raíces profundas” (George Stevens, 1953), su relación con la familia en apuros acosada por “los malos” pero ay, los malos siempre se cruzan con quien no deben… me voy por las ramas…

La persecución es corta, contundente y dinámica y no faltan los pases por el arcén, la quema de neumático y los adelantamientos arriesgados. Siguiendo mi tónica habitual de ver homenajes donde probablemente no los hay, del coche perseguidor no se ve en ningún momento quién lo conduce cosa que me hace recordar una de las primeras pelis de Spielberg “El diablo sobre ruedas” (1971) donde un pobre oficinista era acosado y perseguido por un oxidadísimo camión cisterna conducido por alguien que no nos muestran en ningún momento. Aquí lo mejor y más novedoso es la soberbia maniobra que realiza Ryan Gosling, también de la escuela mcqueeniana de impasibilidad en la persecución, derrapando y encarándose a su perseguidor, persecución marcha atrás!, para, ay, ¡qué grande!, poder pillar la curva mejor evitando el pilón naranja que obviamente el malo se come irremediablemente. Conocía nuestro llanero solitario la existencia del pilón naranja en el cruce? Por supuesto que sí.

Para ir acabando, los habituales minutos musicales, esta vez dobles, primero, por si no habéis tenido suficiente adrenalina y olor a goma quemada, la poderosa canción “Fuel” de los no menos poderosos, y grandes en sus tiempos, ahora un poco acomodados, Metallica! Si no os apetece más tralla pasad a los siguientes minutos musicales, los antológicos, y más tranquilos, títulos de crédito de “Drive”.

“Fuel” Metallica

“Nightcall” Kavinsky & Lovefoxxx

======================================================

Fuentes:

– Para los vídeos de las persecuciones youtube.com

– Para conocer los modelos de los coches implicados en las persecuciones la muy curiosa web, hay gente para todo, Internet Movie Cars Database: imcdb.org

– Para los datos acerca de las películas, Internet Movie Data Base: imdb.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s