Archivo de la categoría: Exploración

La vida abismal de los xenofioforeos

“Cuando miras largo tiempo a un abismo,
el abismo también mira dentro de ti”
Friedrich Nietzsche (1844-1900)

Cuántos Homo sapiens han pisado la Luna? Doce: Neil Armstrong, “Buzz” Aldrin, Charles Conrad, Alan Bean (sí, Mr. Bean llegó a la Luna… no he podido resistirme…), Alan Shepard, Edgar Mitchell, David Scott, James Irwin, John Young, Charles Duke, Eugene Cernan y Harrison Schmitt.

Cuántos Homo sapiens han hollado la cima del Everest? Unos 3.200: Edmund Hillary, Tenzing Norgay y otros tres mil y pico más, entre ellos Erik Weihenmayer (EEUU), la primera persona ciega en hacer cima en 2001, Junko Tabei (Japón), primera mujer (1975), Dale Abenojar, primer filipino en lograr cima (2006) o Jordan Romero (EEUU) que con 13 años 10 meses y 10 días, en 2010, es hasta el momento el más joven en hollar el Everest. No tengo noticia de que ningún perro haya subido al Everest, pero tiempo al tiempo.

Tenzing Norgay en la cima del Everest por primera vez (29 de mayo de 1953). Foto: Edmund Hillary

Cuántos Homo sapiens han llegado a la sima más profunda de los océanos terrestres? Dos (sólo dos?!?!), Jacques Piccard (Suiza) y Don Walsh (EEUU) allí por el lejano 23 de enero de 1960 a bordo del batiscafo Trieste cuando viajaron a casi 11 kilómetros de la superfície del mar en la sima Challenger situada en la fosa de las Marianas (Océano Pacífico).

Tal y como anuncié en la primera entrada del año el cambio de rumbo nos lleva de las profundidades del cosmos a la profundidades marinas, del hostil (y maravilloso) espacio exterior al hostil fondo de los océanos.

Y porqué al fondo de los océanos? Para contaros cómo se gesta una entrada del Espolón e ilustraros acerca de los xenofioforeos! Xenoqué?

XE-NO-FIO-FO-RE-OS

Twitter y los xenofioforeos

Ramoneando estas vacaciones navideñas por twitter, me topé con un tweet en @earthskyscience en donde enlazaban con un vídeo de la National Geographic Society y la Scripps Institution of Oceanography. El vídeo, de apenas 45 segundos, fue grabado a unos diez mil metros de profundidad en la sima Sirena (fosa de las Marianas) y en él se ven unos organismos llamados “xenophyophores” (y una medusa chupando cámara): uno nunca sabe lo que se puede encontrar en la jungla de twitter!

Al toparme con los “xenophyophores” saltaron las alarmas! Y qué co** serán los “xenophyophores”? Al acto me enamoré de ellos y tuiteé lo siguiente: “Mis nuevos ídolos, los xenofioforeos, o cómo vivir a más de 10.000 metros de profundidad”. He aquí la primera fase de la creación de una entrada del blog, encontrarse con algo que te haga saltar las alarmas (o enamorarte) con lo que ilustrar (o torturar) a los entusiastas (o sufridos) lectores.

A partir de aquí empieza la segunda fase, deambular por internet investigando sobre el tema escogido, copiar-pegar los enlaces correspondientes, leer y empezar a agitar les redes neuronales de la memoria a largo plazo para intentar recordar algo relacionado, mucho o poco, con el tema en cuestión y meterle chicha a la entrada.

No necesité agitarlas mucho ya que rápidamente me vino a la memoria la aventura del batiscafo Trieste en la sima Challenger, menuda cosa para retener en la memoria diréis, efectivamente, cada cerebro tiene sus cositas y el mío retiene nombres con una facilidad pasmosa. Pero hay más, inmediatamente recordé que uno de los dos tripulantes del Trieste se apellidaba Piccard ya que su nieto, Bertrand Piccard, en 1999, junto a Brian Jones fueron los primeros en dar la vuelta al mundo en globo. De tal palo tal astilla.

Con la primera y segunda fase superadas paso a la tercera fase, la de maceración o fermentación, como se prefiera. Una vez leído e investigado hay que darle forma a todo lo engullido y formarse un esquema mental de como trasladarlo todo al papel (o la pantalla). Esta fase puede durar días y mientras uno va realizando las tareas diarias de piloto automático, cocinar, andar, ir en metro, ir a comprar, etc… voy dándole vueltas al asunto e incluso lo consulto con la almohada, no hay nada como ir cayendo en un profundo sueño pensando en estrellas de neutrones o calamares colosales, muy saludable y recomendable!

Una vez todo bien macerado ya sólo me queda sumergirme en el abismo de la cuarta fase, la escritura, esta vez acerca de abismos, simas, fosas, batiscafos y xenofioforeos. Tengo que reconocer que esta fase es la más difícil, o la que me cuesta más, normalmente puede durar días, semanas o incluso meses. No sé muy bien el porque pero hay veces que de una sentada escribo una entrada y otras veces puedo pasarme días intentando enlazar dos frases sin éxito. Pues bien, entremos en materia.

Globos y batiscafos: de la estratosfera al abismo

“La exploración es el deporte del científico”
Auguste Piccard (1884-1962)

La família Piccard era, y es, una familia inquieta y emprendedora. Auguste Piccard estudió física y se interesó por los globos aerostáticos para poder estudiar las capas altas de la atmósfera y de paso los rayos cósmicos. En 1931, junto a su asistente Paul Kipfer subió hasta los 15.785 metros en un globo aerostático y en 1932, esta vez junto a Max Cosyns, batió su propio récord llegando a los 16.200 metros donde pudieron contemplar la curvatura de la Tierra. Más tarde se dio cuenta de que la cabina presurizada con la que había subido a la estratosfera se podía usar para la exploración de los océanos, y a eso se puso junto a su hijo Jacques Piccard después de la II Guerra Mundial. De su inventiva surgió el batiscafo, qué gran palabra: del griego βαθύ, profundo y σκάφος, barco: “barcoprofundo”!

Auguste Piccard

Desarrollado y probado con éxito el batiscafo Trieste, la marina de los EEUU se interesó en él para su posible uso en rescate y salvamento submarino. Piccard hijo fue contratado como asesor y tras varias pruebas que impresionaron la marina quisieron comprobar si podía llegar al Fondo del Océano, la sima Challenger, que toma su nombre del barco británico HMS Challenger que la descubrió en 1875.

El batiscafo Trieste. En la esfera inferior es donde sus dos ocupantes bajaron al abismo, el resto era depósito de lastre.

El 23 de enero de 1960, el teniente Don Walsh y Jacques Piccard se embutieron en el pequeño habitáculo del Trieste y pusieron rumbo a lo desconocido. Tras un descenso de casi cinco horas, no sin incidentes, el cristal de uno de los ojos de buey se rajó, pero aguantó, llegaron al Fondo del Océano a unos 10.900 metros de profundidad. Viendo que uno de los cristales se había rajado no se demoraron mucho, unos veinte minutos, y tras ver que había vida en la sima más profunda, un pez plano y una gamba, soltaron lastre y pusieron rumbo a la superfície a la que llegaron sin novedad y tras tres horas y cuarto de ascenso.

Como la misión no era científica no se tomaron fotos ni el Trieste llevaba ningún aparato científico, solo querían comprobar su resistencia, llegó a soportar 1.100 veces la presión que hay en la orilla del mar, y a fe que lo comprobaron!  

J. Piccard (incorporado) y D. Walsh embutidos en el habitáculo del Trieste.

Mientras esto ocurría, Hergé, el dibujante de las aventuras de Tintin, se inspiró en Piccard padre para crear al personaje del Profesor Tornasol. Y como ya he contado, el nieto de Auguste e hijo de Jacques, Bertrand Piccard, en 1999 fue el primero en dar la vuelta al mundo en globo sin escalas tardando 19 días 21 horas y 47 minutos. Menuda familia, de la estratosfera a los abismos oceánicos pasando por el cómic sin despeinarse!

Xenofioforeos en el abismo

El verano pasado la Scripps Institution of Oceanography (SIO) junto a la National Geographic Society (NGS) se fueron a la fosa de las Marianas a probar varios juguetitos nuevos que tenían y también, claro, a hacer un poco de ciencia seria. Entre los juguetes a estrenar estaba la “Dropcam” desarrollada por ingenieros de la NGS, una esfera de cristal rellena de focos, cámaras y cebo para atraer a las criaturas del abismo parecida a una bola de discoteca y capaz de resistir más de tres toneladas por centímetro cuadrado de presión. Su  funcionamiento es insultantemente sencillo, se la suelta en el mar y se graba, así sin más. En uno de sus viajes al abismo llamado Sirena la Dropcam tocó fondo a 10.641 metros y oh sorpresa, o no tanta, encontraron varios ejemplares de xenofioforeos e incluso una medusa que nadaba por allí.  Nunca antes se habían grabado xenofioforeos a tanta profundidad, el anterior récord estaba en 7.500 metros en la fosa de las Nuevas Hébridas, e incluso la medusa que aparece también ostenta el récord en profundidad entre los de su grupo.

Dos ingenieros de la NGS se preparan para lanzar la Dropcam, de pie Graham Wilhelm y tumbado Eric Berkenpas. Foto: Shelbi Randenburg

Vale, muy bien, estupendo, pero qué co… narices son los xenofioforeos?!?!?

Los xenofioforeos son protistas. No me jo…, paciencia, y qué son los protistas?

Los protistas son un grupo de seres vivos creado artificialmente para englobar  organismos que no son ni plantas, ni animales ni hongos. Definir un grupo por su no presencia en otro es un tanto artificial pero es lo que hay. La única característica que comparten los protistas es que son eucariotas, es decir, sus células tienen núcleo que es donde se encierra el material genético. Para el resto de características cada uno es de su madre: tenemos desde algas unicelulares microscópicas como las diatomeas a algas multicelulares que llegan a los 80 metros de longitud, el kelp, pertenecientes a las algas marrones (feófitos), tenemos desde esporozoos como el Plasmodium, parásito que provoca la malaria, hasta los euglenozoos como el Trypanosoma brucei que provoca la enfermedad del sueño que transmite la mosca tse-tse. Los hay que tienen mitocondrias (como nuestras células y las de todos los animales y los hongos) y los hay que tienen cloroplastos, es decir, que son fotosintéticos como las plantas. Como resumen podría decir que los protistas son un grupo polifilético, es decir, que no tienen un ancestro común como las plantas, los animales o los hongos.

Un "bosque" de kelp

Y nuestros amigos donde encajan? Me gusta que me hagáis esta pregunta ya que tras volverme (casi) loco destripando páginas web para saber exactamente donde clasifican a los xenos (permitidme esta familiaridad y así abrevio el nombre), creo, y sólo creo, que he logrado ver la luz. Finalmente me he quedado con la clasificación que he encontrado en la Encyclopedia of Life y en el WoRMS (World Register of Marine Species) en donde los clasifican dentro del filo de los foraminíferos, nosotros los humanos estamos dentro del filo de los cordados, en el subfilo vertebrados y en la clase mamíferos y como éstos, los xenos forman una clase, la de los xenophyophorea.

Varias especies de xenofioforeos. Fotos: Lisa Levin y David Checkley

Los foraminíferos son seres unicelulares, microscópicos (la mayoría, luego volvemos a esta cuestión) que fabrican una concha calcárea a través de la cual emiten unos pseudópodos, como unos tentáculos, para moverse y capturar su alimento. Viven tanto en agua dulce como salada y habitan tanto en la columna de agua (planctónicos) como en el sedimento (bentónicos).

Foraminíferos en "Kuntsformen der Natur" de Ernst Haeckel.

En cambio nuestros xenos son organismos macroscópicos, los vemos a simple vista, pudiendo llegar a medir hasta veinte centímetros.  Y lo más destacado, al menos para mi, es que siguen siendo unicelulares, hasta nuevo descubrimiento son las células individuales más grandes que se han encontrado entre todos los seres vivos, eso sí, tienen varios núcleos donde se guarda su material genético, por tanto, son eucariotas como nosotros.

Descubiertos en 1889 fueron clasificados como esponjas, luego los reclasificaron como amebas gigantes (protozoos), hasta que recientes análisis genéticos parece que los emparentan con los foraminíferos.

Los xenos habitan los fondos abisales, donde pueden llegar a ser muy abundantes, parece que se alimentan emitiendo pseudópodos como las amebas para envolver su alimento. En su día a día abisal mientras comen van secretando una sustancia gelatinosa que junto a sus excrementos van formando unas estructuras que se proyectan desde el suelo marino, de ahí su nombre que en griego significa “formador de cuerpos exteriores”.

Un xenofioforeo en la fosa de las Galápagos (Ecuador)

Estos “cuerpos exteriores” de los xenos proporcionan un hàbitat a otros organismos, pueden ser huéspedes de organismos comensales (el comensalismo es una relación que mantienen dos organismos, uno se beneficia del otro mientras que este otros ni sale perjudicado ni beneficiado) y se ha podido comprobar como en los fondos marinos en los que hay xenos, la biodiversidad es mas alta respecto las zonas que no hay xenos.

Los xenos son de los pocos grupos que viven exclusivamente a grandes profundidades oceánicas y como no podría ser de otra manera están muy bien adaptados a la vida en aguas frías, en completa oscuridad y a enormes presiones. Su descubrimiento a tanta profundidad abre un nuevo frente en el estudio de la biodiversidad, con posibles aplicaciones en biotecnología y de estudio de las adaptaciones a hábitats tan extremos.

A pesar de vivir en su tranquilo, oscuro y frío abismo los xenos, según estudios recientes, pueden acumular grandes concentraciones de metales pesados como el plomo, el mercurio y hasta el uranio, por lo que parece que son organismos que presentan una gran resistencia a estos metales, muy tóxicos y potencialmente mortales para nosotros.

Parece ser que por desgracia no hay ningún organismo que escape a los tentáculos de la implacable actividad humana en la Tierra, ni viviendo en el abismo, qué lástima!

Minutos musicales:

No había duda respecto a los minutos musicales, “Batiscafo Katiuscas” del grupo mallorquín Antònia Font. Cuántas canciones debe haber que hablen de batiscafos? Pocas o muy pocas y esta es ineludible. Sus cuatro primeros versos no pueden definir mejor la tarea de los batiscafos:

“Batiscafo monoplaça (batiscafo monoplaza)
es teu focus a s’abisme (tu foco en el abismo)
de ses aigües insondables (las aguas insondables)
només tu les averigües” (sólo tú las averiguas)

Fuentes:

– Artículos varios de la wikipedia
– Artículos en la Scripps Institution of Oceanography, earthsky.org, physorg.com.
-Para el tema de los protistas me fue muy útil este artículo.
-Y para desentrañar la clasificación de los xenos, esta pàgina y ésta.

Anuncios

Paisajes extraterrestres (III): la roca de Verona

We are such stuff
as dreams are made on, and our little life
is rounded with a sleep1

William Shakespeare
“The Tempest”, Acto 4 Escena 1

De Shakespeare a Humphrey Bogart

De Shakespeare se podría decir lo mismo que de Bach. Si de éste afirmamos que está su música y el resto es ruido, del dramaturgo inglés podemos decir que primero está él y el resto son unos juntaletras.

El prestigioso y a la vez provocador crítico literario Harold Bloom considera a Shakespeare el punto culminante de la cadena evolutiva de los escritores, el macho alfa, el Rey Sol, el superpredador de la cadena trófica de los juntaletras, el Faraón de los escritores. Quizá sí, no lo sé.

Pero lo que más me interesa es lo profundamente introducido que está Shakespeare en el día a día de los humanos, muchas veces sin darnos cuenta. Quien no ha usado (o adaptado a su manera) el archiconocido “to be or not to be” (ser o no ser) de “Hamlet”? O quien no ha gritado lleno de furia cuando intentas apuntar algo que te dicen por teléfono y todos los bolis que tienes a mano no funcionan, “un boli, un boli, mi reino por un boli!!!!”, derivado del shakesperiano “a horse, a horse, my kingdom for a horse” de “Richard III”?

Supuesto retrato de Shakespeare, el famoso "Chandos portrait", atribuido a John Taylor. National Portrait Gallery, Londres.

Más ejemplos? Ahí voy, varios títulos de las novelas de Javier Marías provienen de versos de Shakespeare. Su libro “Corazón tan blanco” viene de un verso de “Macbeth”, acto 2, escena 2, “to wear a heart so white”. Otro de sus libros, “Mañana en la batalla piensa en mí” proviene de “Richard III”, acto 5, escena 3, “tomorrow in the battle think on me”. También el libro “Todas las almas” se titula como el verso de una poco conocida obra de Shakespeare, “Measure for measure”, acto 2, escena 2, “why, all of the souls that were were forfeit once”. Mas otro libro de Marías, “Negra espalda del tiempo”, viene de un verso shakesperiano, pero no he conseguido averiguar de qué obra.

Otro de los titanes de la literatura mundial, William Faulkner, tituló su obra más conocida “The sound and the fury” (“El ruido y la furia”) “birlando” un verso de la obra “Macbeth”, acto 5, escena 5, “It is a tale told by and idiot, full of sound and fury”.

Más, el libro de Jon Krakauer “Into thin air” (“Mal de altura”, editorial Desnivel), sobre una expedición comercial al Everest que acabó en tragedia, no estoy seguro pero su título podría provenir de los versos de “The Tempest”, acto 4, escena 1, “As I foretold you, were all spirits and are melted into air, into thin air”.

Un jovencísimo Humphrey Bogart sostiene el halcón maltés

Para ir acabando con la diatriba shakesperiana, un último ejemplo del mundo del cine. En la película “The maltese falcon” (“El halcón maltés”) de 1941, dirigida por John Houston e interpretada por el inigualable Humphrey Bogart, al final de la película le preguntan a Sam Spade (Humphrey Bogart) de qué está hecho el misterioso halcón, y él responde “del material con que se forjan los sueños” que bien podría inspirarse en los versos de “The Tempest”, acto 4, escena 1, “we are such stuff as dreams are made on”.

Urano y sus shakesperianos satélites

El año 1851, William Lassell, cervecero de Liverpool metido a astrónomo, descubrió dos de los satélites de Urano y los bautizó como Ariel y Umbriel. Fue él quien inició la tradición de bautizar a los satélites de Urano con nombres de varias obras de Shakespeare y del poeta Alexander Pope.

Tanto Ariel como Umbriel son dos espíritus del poema de Alexander Pope “The Rape of the Lock” y Ariel también aparece en la obra “The Tempest” (La Tempestad) de William Shakespeare.

Urano fotografiado por el Voyager 2 (NASA) en 1986

Más tarde se descubrieron otros tres de los llamados satélites mayores de Urano, Oberón (rey de las hadas en la mitología celta y personaje de “A Midsummer Night’s Dream”), Titania (reina de las hadas y también personaje de “A Midsummer Night’s Dream”) y Miranda (hija de Próspero, duque de Milán, en la obra “The Tempest”). Así pues, cuatro de los cinco nombres con que se bautizó a los satélites de Urano están relacionados con la obra del bardo inglés, a diferencia de los nombres dados al resto de satélites y planetas del Sistema Solar que fueron mayoritariamente bautizados con nombres de la mitología griega y romana.

A parte de estos cinco satélites mayores, Urano cuenta con otros veintidós satélites menores que llevan otros tantos nombres shakesperianos, Julieta, Calibán, Desdémona, Puck, Ofelia, Próspero, Cordelia etc…

Miranda, el Voyager 2 y la roca de Verona

En el año 1986 la sonda Voyager 2 visitó Urano y pudo pasar cerca de su satélite Miranda (480 kilómetros de diámetro, la distancia entre Barcelona y Logroño y descubierto por Kuiper en 1948). Los científicos que aguardaban ansiosos las fotos de Miranda esperaban otro satélite lleno de cráteres como otros que abundan en el Sistema Solar. Pero como cantaba Rubén Blades en “Pedro Navaja”, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, así fue, Miranda sorprendió agradablemente por su geología. Tenía una parte con varios cráteres mientras el resto estaba “pavimentada” por cordilleras y surcos concentrados en unas zonas que bautizaron como “coronas”, de formas ovoides o cuadrangulares que a mi me recuerdan coladas de lava. Y qué nombres les pusieron? Arden corona (nombre del bosque en “As you like it”), Elsinore corona (castillo de Hamlet) e Inverness corona (castillo de Macbeth).

Miranda, satélite de Urano fotografiado por el Voyager 2 (NASA)

Y aquí quería llegar, una de estas extrañas formaciones de Miranda es la Roca de Verona, o Verona Rupes en su nombre oficial, (Verona? sí, la ciudad italiana en donde transcurre el drama “Romeo and Juliet”, otra vez Shakespeare!), un majestuoso acantilado de una altura de entre 10 y 20 kilómetros, el acantilado más alto conocido hasta ahora del Sistema Solar. Cómo se pudo originar este fenomenal acantilado es todavía un misterio.

El acantilado Verona Rupes, Miranda. Foto: Voyager 2 (NASA)

Verona Rupes fue APOD el 4 de abril de 2011 y en  ella se conjeturaba que si nos lanzáramos desde Verona Rupes tardaríamos unos doce minutos en llegar al suelo a una velocidad de “sólo” 200 kilómetros por hora debido a la baja gravedad de Miranda (125 veces menor que la terrestre),  y que con una buena protección de airbags se podría sobrevivir.

Más que saltar desde su punto más alto, no soy amante de según qué emociones fuertes, me gustaría estar en su base y mirar hacia arriba, a mi me recuerdan un poco los blancos acantilados de Dover, o desde su punto más alto observar las vistas de Miranda y su extraña geología mientras voy declamando “The Tempest” de William Shakespeare:

“Our revels now are ended. These our actors,
As I foretold you, were all spirits and
Are melted into air, into thin air;
And—like the baseless fabric of this vision —
The cloud-capped towers, the gorgeous palaces,
The solemn temples, the great globe itself,
Yea, all which it inherit, shall dissolve,
And like this insubstantial pageant faded,
Leave not a rack behind. We are such stuff
As dreams are made on, and our little life
Is rounded with a sleep. …”2

===================================================================================================

1 Estamos tejidos
de idéntica tela que los sueños, y nuestra corta vida
se cierra con un sueño.
Traducción de Luis Astrana Marín

2 Nuestros divertimentos han dado fin. Esos actores,
como había prevenido, eran espíritus todos y
se han disipado en el aire, en el seno del aire impalpable;
y a semejanza del edificio sin base de esta visión,
las altas torres, cuyas crestas tocan las nubes, los suntuosos palacios,
los solemnes templos, hasta el inmenso globo,
sí, y cuanto en él descansa, se disolverá,
y lo mismo que la diversión insustancial que acaba de desaparecer,
no quedará rastro de ello. Estamos tejidos
de idéntica tela que los sueños, y nuestra corta vida
se cierra con un sueño.
Traducción de Luis Astrana Marín

Fuentes:

1- Varias entradas de la wikipedia

2 – Entrada “Miranda’s warning” del blog stereomoons.blogspot.com

3 – Dos páginas web con la obra completa de Shakespeare: shakespeare.mit.edu y shakespeare-literature.com

Y ya para terminar los habituales minutos musicales, esta vez con Rubén Blades y su “Pedro Navaja”, no es Shakespeare pero, ay!, qué versos!, como este: “con el tumbao que tienen los guapos al caminar”

Paisajes extraterrestres (II): Bach, Cassini, Saturno y sus satélites

Dicen que ante la belleza lo mejor es callarse y contemplarla.

Dicen también que una imagen vale más que mil palabras.

Dicen que está Bach y lo demás es ruido.

Por esto hoy no os daré la paliza con mil palabras sino que con una imagen, o mejor dicho varias, y la música de Bach, nos daremos un garbeo por Saturno, sus anillos y sus satélites en un vídeo hecho con mis manos a partir de algunas fotos enviadas por la sonda Cassini-Huygens que desde 2004 orbita Saturno.

Recomiendo ver el vídeo a pantalla completa y con el volumen alto.

Me callo ante la belleza.

Os dejo también un vídeo de Chris Abbas, más elaborado que el mío, donde a partir de varias fotos de la Cassini monta una película fantástica e inquietante a la vez. Por cierto, fue APOD del pasado 13 de junio.

Yuri Gagarin, el hombre emocionado

“Toda mi vida se me aparece cómo un hermoso momento. Todo lo que he hecho y vivido lo he hecho y vivido para este momento”
Yuri Gagarin 

El pasado 12 de abril se cumplieron 50 años del lanzamiento al espacio y primera órbita terrestre de un Homo sapiens, el soviético Yuri Gagarin. Por si alguien aún no se había enterado…

Con motivo de tan magna efeméride se estrenó la película “First Orbit” en la cual a partir de imágenes grabadas desde la Estación Espacial Internacional por el astronauta italiano Paolo Nespoli, se han superpuesto las conversaciones originales entre Yuri Gagarin, orbitando la Tierra, y Sergei Koriolov, el Diseñador Jefe, en el control de tierra. Abro reflexión: si a los estadounidenses lanzados al espacio se les llama astronautas, a los rusosoviéticos cosmonautas y a los chinos taikonautas, a los europeos cómo les tendríamos que llamar? Euronautas? Desde aquí propongo que se les podría llamar argonautas, por la mítica expedición de Jasón y los Argonautas en busca del Vellocino de Oro, que cómo expedición a lo desconocido se asemeja un poco a la conquista del espacio. Cierro reflexión.

Yuri Alekseyevich Gagarin (1934-1968)

La película en cuestión dura una hora cuarenta minutos y está disponible en youtube, aquí. Sólo he podido ver la primera media hora pero las imágenes son estupendas así cómo la música, de Philip Sheppard, pero lo que vale realmente la pena, en mi opinión, es ir oyendo las conversaciones entre Gagarin y Koriolov. Son realmente emocionantes, sobretodo lo que dice Gagarin:

“¡Lanzamiento!, te deseamos buen viaje”, dice Koroliov.

“Payéjali! (поехали!, Vámonos!), hasta pronto amigos”, responde exultante Gagarin.

Ya en órbita alrededor de la Tierra, Gagarin está entusiasmado:

“… a través de la ventana puedo ver la Tierra. Distingo claramente la superficie…”

“… veo ríos y el relieve del terreno. Los distingo fácilmente…”

“… la visibilidad es buena. Todo se ve tan claro desde la ventana…”

“… veo la Tierra. La visibilidad es excelente…”

A la pregunta de Koriolov de cómo se siente, hay que tener en cuenta que no se tenía ninguna idea de como afectaría la falta de gravedad al cuerpo humano, Gagarin responde:

“… me siento excelentemente. Continúo el vuelo…”

“… puedo distinguir el relieve del terreno… la nieve… los bosques… me encuentro muy bien…”

Koriolov mientras tanto le va informando de cómo va yendo todo:

“… todo lo que debería funcionar, funciona… todo es normal… bien hecho, todo está funcionando muy bien…”

Yuri Gagarin y Sergei Koroliov, el Ingeniero Jefe. Fuente: yuriesfera.net

Gagarin también informa de que todo funciona bien pero sigue a su rollo, y emocionado:

“… puedo ver nubes encima del terreno, pequeños… cúmulos… y su sombra… qué bonito… qué bonito…”

“… puedo ver la Tierra… se va cubriendo de nubes…”

Koriolov lo anima:

“… continúa con el mismo espíritu…”

A Gagarin no hace falta que lo animen, está exultante:

“… todo está funcionando perfectamente. Todo funciona perfectamente. Continuemos!…”

Luego se fija en el cielo:

“… el cielo… el cielo es negro… pero no puedo ver estrellas… “

Más tarde nos cuenta sobre la ingravidez:

“… la sensación de no pesar… es agradable…”

Y no olvida informar de las condiciones dentro de la cápsula:

“… la presión es de una atmósfera… la humedad de un 65% y la temperatura de 20ºC…”

Gagarin, en primer plano y muy serio, yendo hacia la rampa de lanzamiento. Detrás suyo y vestido también con el traje de cosmonauta, Gherman Titov, suplente del primer vuelo, que luego sería el segundo hombre en el espacio. Fuente: yuriesfera.net

Estoy convencido de que su entusiasmo se debe, sin duda, a lo que está viendo, yo también lo estaría!, aunque creo que en su fuero interno también debía estar eufórico por seguir con vida. Ser el primero en algo tan arriesgado cómo encerrarse en una cápsula de 2,3 metros de diámetro y ser lanzado al espacio, un medio desconocido hasta entonces, propulsado por un cohete relleno de toneladas de combustible líquido altamente inflamable y explosivo, a cualquiera le haría encoger el corazón, aunque sólo fuera un momento! Pero todavía le quedaba otra delicada misión por llevar a cabo, la reentrada en la atmósfera dónde tuvo el principal problema durante su histórica misión que por fortuna se solucionó solo (los anclajes de su cápsula y el módulo de servicio no se separaron, pero los 3.000ºC que había en el exterior se encargaron de achicharrarlos y logró separarse), Yuri Gagarin estaba sin duda disfrutando del momento!

Aún y así, creo que por su carácter risueño y optimista en ningún momento pensaría que no volvería del espacio y como  buen soviético no debía tener ninguna duda del buen hacer de la ingeniería y tecnología soviéticas de la época.

Se podría decir que le hechó coj****, seguramente, pero le puso una confianza tan grande cómo la gran bola azul que vio desde la ventanilla.


FUENTES:

yuriesfera.net

firstorbit.org

Nota: las conversaciones que he transcrito provienen de la película “First orbit”, que están traducidas del ruso al inglés y luego yo las he “traducido” al castellano. Si hay algún traductor en la sala le ruego no me atice!

Paisajes extraterrestres (I): en la orilla del océano cósmico

“The surface of the Earth is the shore of the cosmic ocean. On this shore, we’ve learned most of what we know. Recently, we’ve waded a little way out, maybe ankle-deep, and the water seems inviting. Some part of our being knows this is where we came from. We long to return, and we can, because the cosmos is also within us. We’re made of star stuff. We are a way for the cosmos to know itself.”1

Fragmento de “En la orilla del océano cósmico”, Carl Sagan, Cosmos, 1980

 

Es muy probable que la siguiente foto sea la culpable de todo:

Utopia planitia fotografiada por el lander Viking-2. Foto: NASA/JPL

 

Es una de las primeras fotos, sino la primera, que mandó el lander Viking-2 recién posado en Marte, exactamente en Utopia Planitia un 3 de setiembre de 1976. Estaba impresa en el libro “Cosmos”, de Carl Sagan, en el capítulo dedicado a Marte “Blues para un planeta rojo”. Me fascinó que se pudieran hacer fotos tan estupendas de paisajes extraterrestres.

Dicha foto y los magníficos cielos estrellados de Formentera en agosto son los culpables de que os esté dando la vara con este blog.

Y para que la cosa no decaiga me he propuesto adentrarme en el océano cósmico con una serie de entradas dedicadas a diferentes partes de nuestro Sistema Solar para visitar y contemplar varios paisajes extraterrestres.

Ío pasando por delante de Júpiter. Foto: NASA

Iremos a Venus mediante las sondas soviéticas Venera, allí por los años 60 del siglo pasado, a Marte y a Fobos, a Júpiter, Ío y Europa, a Saturno, Titán y Encélado, a la Luna propulsados por los cohetes Saturn V diseñados por un ingeniero de pasado muy oscuro, a Mercurio, Neptuno y Urano, y por supuesto al Sol.

Preparados para adentrarnos en el océano cósmico y remojarnos un poco los tobillos?

Bonus tracks

1- “La superficie de la Tierra es la orilla del océano cósmico. En esta orilla hemos aprendido mucho de lo que sabemos. Recientemente nos hemos adentrado un poco en él, quizá hasta los tobillos, y el agua parece agradable. Parte de nuestro ser sabe que es de donde procedemos. Hemos tardado en volver, y podemos, porque el cosmos está en nuestro interior. Estamos hechos de materia estelar. Somos una vía del cosmos para conocerse a sí mismo”. El intento de traducción es mío.

Y de minutos musicales, “Serenade from the stars” de la Steve Miller Band

Regalos y cumpleaños

Somewhere, something incredible is waiting to be known.

Carl Sagan

Cuánta razón tenía Carl Sagan cuando dijo la frase que encabeza la entrada de hoy: “En algún lugar, algo increíble está esperando a ser descubierto”.

Y precisamente la semana pasada, justo el día de la fecha del cumpleaños de Carl Sagan (9 de noviembre de 1934), la NASA le/nos hizo entrega de un fantástico regalo. Una lástima que ya lleve casi 16 años muerto. Seguro que le hubiera fascinado este regalo!

“Como si hubiéramos encontrado un nuevo continente en la Tierra” decía la nota de prensa publicada por el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, autores de este descubrimiento.

No exageran, gracias a los datos aportados por el telescopio espacial Fermi se acaban de descubrir dos gigantesca burbujas (25.000 años luz de longitud cada una) que parten en perpendicular del centro de la Vía Láctea y que emiten rayos gamma, la fracción más energética de la luz (más energéticos que los conocidos rayos X).

Representación gráfica de las misteriosas burbujas

Por el momento se desconoce su origen y su edad. No obstante, al partir ambas burbujas del centro galáctico es muy probable que tengan alguna relación con el agujero negro supermasivo (unos cuatro millonesde veces la masa de nuestro Sol), bautizado como Sgr A*, que habita en el centro de la Vía Láctea. Apunta Doug Finkbeiner, astrónomo de la Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics y el primero en identificar la estructura, que dichas burbujas se podrían haber originado no hace mucho tiempo, a escala astronómica claro, unos pocos millones de años, a partir de la expulsión de un chorro de partículas desde Sgr A*.

Se cree que todas las galaxias tienen en su centro un agujero negro supermasivo, algunos son  modestos como nuestro Sgr A* y otros son auténticos monstruos, llegando a tener una masa, como el que se encuentra en el centro de la galaxia M87, de seis mil millones de veces la masa del Sol. Por esto no es de extrañar que del centro de M87 se eyecte un chorro de materia de 5.000 años luz de longitud.

La galaxia M87 y su chorro de materia

Actualmente la Vía Láctea no tiene ningún chorro de materia que provenga de su centro, como el de M87, pero es probable que en un su pasado sí que lo tuviera y ahí podríamos tener una explicación a las dos burbujas recién descubiertas.

Otra hipótesis del origen, apunta Doug Finkbeiner , sería que se podrían haber formado a partir del gas expelido durante la formación de cúmulos estelares masivos en el centro galáctico tal y como se observa en algunas galaxias.

En cambio, cómo se originan los rayos gamma se conoce bien, un electrón acelerado a casi la velocidad de la luz choca con un fotón (el componente básico de la luz), lo excita y le hace saltar a un estado más energético (el rayo gamma). Pero, siempre hay un pero, se desconoce el origen de estos electrones, de donde han salido? Más misterio.

He aquí la gracia, el misterio, el no saber, el descubrir, o intentarlo.

Y ya acabo con dos frases de dos eminentes científicos que nos llevan al meollo de la ciencia, el desconocer y  el intentar conocer.

Lawrence Krauss (físico teórico): “A los científicos les gustan los misterios, les gusta no saber”.

Richard Feynman (físico cuántico y premio Nobel de física en 1965): “No tengo miedo a no saber, creo que es mucho más interesante”.

==================================================================

Fuente:

Nota de prensa del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, aquí.

Un western para Plutón

Westerns y conquistas

Se dice del western que es una de las dos aportaciones de los EEUU a la cultura popular mundial (la otra es el jazz). Dos muy buenas aportaciones que compensan con creces sus otras “aportaciones” como son la comida basura de la marca del infame payaso o la del nefasto “café” servido en vasos de plástico con nombre del inolvidable personaje de Moby Dick (Herman Melville debe de estar removiéndose en su tumba).

 

Herman Melville (1819-1891), autor de "Moby Dick"

 

En los western se narra (o narraba, ya no se filman muchos) las aventuras y desventuras de los pioneros del lejano oeste norteamericano. En la mayoría de ellos todo era o blanco (los “buenos”) o negro (los “malos”, normalmente los pobres indios). Luego, con el paso de los años ya se empezaron a filmar western “grises”. En los primeros el protagonista de la película era un héroe sin mácula y todo un hombre de principios que salía victorioso en su enfrentamiento con los “malos”, no había nadie más rápido que él con la pistola o el fusil, bebía whisky a granel y se llevaba a la guapa de la función.

 

Grace Kelly y Gary Cooper en "Solo ante el peligro" de Fred Zinnemann (1952)

 

Luego vinieron los western en que el bien y el mal eran un tanto difusos, los héroes tenían un pasado muy oscuro y los otrora “buenos” no actuaban como se esperaría de ellos. Aun y así nuestro héroe de pasado no muy recomendable se redimía ayudando a los débiles y enfrentándose al poderoso. A bote pronto se me ocurren tres ejemplos de western “grises”: “Raíces profundas” de George Stevens (1952), “Centauros del desierto” de John Ford (1956) y “Sin perdón” de Clint Eastwood (1992).

 

John Wayne en la fantàstica escena final de "Centauros del desierto"

 

Como en CASI toda conquista en la que se ha visto implicada la especie humana (en los western, la conquista del far west) siempre ha habido derramamientos de sangre, genocidios, esclavitud o brutalidad en diferentes intensidades. Y he puesto el “casi” en mayúsculas ya que hay una conquista llevada a cabo por la humanidad en la que de momento se ha realizado sin exterminar a nadie: la conquista del espacio.

 

Imagen de la superficie de Venus tomada por la sonda Venera-13

 

Desde la puesta en órbita del Sputnik el 4 de octubre de 1957 hasta nuestros días la humanidad se ha lanzado a la exploración espacial gracias a las diferentes agencias espaciales, la NASA estadounidense, la ESA europea, la RKA rusa, la JAXA japonesa, la CNSA china y la ISRO india. Desde el Sputnik todo tipo de sondas robóticas han orbitado planetas, satélites de planetas, una estrella, cometas y asteroides. Hemos logrado aterrizar nuestras embajadores mecánicos en Venus (los Venera soviéticos), Marte (Viking, Mars Pathfinder, Mars Exploration Rovers de la NASA) e incluso la ESA logró aterrizar una sonda en Titán, un satélite de Saturno, mediante la misión Cassini/Huygens, todo un logro!

Ah, y por supuesto la Luna, el único cuerpo del Sistema Solar, sin contar a la Tierra, en el que hemos puesto nuestros humanos pies gracias al programa Apolo. En resumen, hemos explorado todos los planetas del Sistema Solar… excepto uno, el distante y gélido Plutón. Nuestra última frontera a explorar, más allá sólo queda el vacío interestelar y las estrellas, la más cercana, Próxima Centauri, a 4,22 años luz.

Plutón fue descubierto el 18 de febrero de 1930 por el astrónomo Clyde Tombaugh desde el observatorio Lowell (Arizona, EEUU). Fue bautizado como Plutón (dios del inframundo en la mitología romana) y designado como el noveno planeta del Sistema Solar. Pero no estaba solo, en 1978 se descubrió su primer satélite, Caronte (el barquero del inframundo) y ya más recientemente, en junio de 2005 el telescopio Hubble confirmó dos satélites nuevos, Nix (diosa de la oscuridad y la noche en la mitología griega) e Hydra (serpiente de nueve cabezas que vigilaba las aguas del inframundo).

Planetas enanos, Eris y la discordia

Desde que se empezó a estudiar las características de Plutón (tamaño, excentricidad de su órbita etc…) ya se vio que era un planeta “díscolo”.

– Su tamaño ya es sospechoso, sólo 2.390 kilómetros de diámetro, nuestra Luna y seis satélites más (cuatro de Júpiter: Ío, Ganímedes, Europa y Calixto, uno de Saturno: Titán y uno de Neptuno: Tritón) tienen un diámetro mayor que Plutón.

 

Comparativa entre la Tierra, la Luna y Plutón y su satélite Caronte.

 

– Su excentricidad orbital (lo alejado que está de una órbita circular perfecta: excentricidad=0) llega hasta 0,244. Incluso durante 20 años estuvo más cerca del Sol que Neptuno. Además de esto su órbita está inclinada unos 18º grados respecto del plano de la eclíptica o el plano en que orbitan el resto de planetas alrededor del Sol.

Ya en 1992, astrofísicos de la Universidad de Hawaii descubrieron el primero de los más de 1.000  objetos identificados (se supone que hay millones) que orbitan más allá de la órbita de Neptuno, llamados ahora Objetos Trans-Neptunianos (TNOs en sus siglas inglesas). Se sospechaba que tarde o temprano se descubriría un TNO de tamaño cercano o mayor al de Plutón. Así fue, la noche del 3 de octubre de 2003 se localizó un objeto de unos 2.500 km de diámetro y observaciones posteriores le dieron una masa superior a la de Plutón.

El nuevo TNO descubierto se bautizó como Eris, en honor a la diosa griega de la discordia, como la que se desató después entre la comunidad astronómica. Se plantearon dos preguntas básicas que traerían cola y una gran discusión:

– Qué es un planeta?

Es Plutón un planeta?

Incluso la IAU (Unión Astronómica Internacional) creó una comisión donde confrontar ideas y preparar una resolución provisional para los miembros de la IAU, creándose así el Comité para la Definición de Planeta. La resolución se presentó en la asamblea general de la IAU llevada a cabo en Praga en 2006 y tras calurosos y encendidos debates se llegó a una resolución final :

– El Sistema Solar consiste oficialmente de ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

– Se crea una nueva categoría, planeta enano, donde se incluye a Plutón, Ceres (antes asteroide) y a Eris, recién bautizado al calor de la discordia en la misma asamblea general de la IAU.

 

El nuevo Sistema Solar (2003UB es Eris)

 

– Qué es un planeta? Un planeta debe cumplir tres condiciones según la Resolución B5 de la IAU:

a) Que orbite alrededor del Sol

b) Que tenga suficiente masa para poseer gravedad propia y conseguir el equilibrio hidrostático (vamos, que sea esférico)

c) Que haya despejado el vecindario de su órbita

Pues bien, nuestro querido Plutón fue degradado a planeta enano ya que no cumplía la tercera premisa. Más allá de la órbita de Neptuno existe el cinturón de Kuiper en el que se acumulan millones de objetos (Plutón incluido) que dan vueltas al Sol. En cambio, a partir de la órbita de Neptuno hasta al Sol, el espacio está despejado de todos estos objetos. Podríamos decir que el cinturón de Kuiper y más allá es el desván del Sistema Solar donde se acumulan cantidad de trastos; mientras que el Sistema Solar interior es la zona noble y está ordenada y limpia de trastos. Es por eso que Plutón no cumple la tercera premisa: su órbita no está “limpia de trastos”.

 

 

¡Pobre Plutón! (Ilustración de Mathias Pedersen)

 

Nuevos horizontes para Plutón

A pesar de las sondas enviadas a estudiar todos los cuerpos celestes del Sistema Solar todavía había un vacío en el estudio de Plutón. Todavía no hemos conquistado Plutón.

Plutón pedía su western!

Así pues, el 19 de enero de 2006 la NASA se lanzó a la conquista de Plutón mediante la sonda New Horizons. Su primer objetivo fue Júpiter al cual llegó unos trece meses después (el 28 de febrero de 2007), tomó unas fotos, se comprobó que todos sus sistemas funcionaban bien y aprovecharon el tirón gravitatorio de Júpiter para acelerar un poco hasta la velocidad de 58.536 km/hora, velocidad a la cual se podría hacer el trayecto Barcelona-Nueva York (6.200 km de distancia) en solo 6 minutos (de hecho la New Horizons es el aparato más rápido jamás construido por el Homo sapiens ). Tras acelerar en Júpiter se dirigió a Saturno donde llegó el 8 de junio de 2008.

 

Foto de la Pequeña Mancha Roja de Júpiter tomada por la New Horizons

 

Dejado atrás  Saturno le queda a la New Horizons una travesía de unos siete años hasta legar a Plutón el 14 de julio de 2015. Durante este periplo interplanetario cada año se le despierta para chequear la sonda y todos los instrumentos que lleva a bordo; calibrarlos, corregir la trayectoria y ensayar el encuentro con Plutón. A bordo la New Horizons lleva siete instrumentos científicos para llevar a cabo los diferentes objetivos que se ha marcado la NASA:

1-Determinar la geología y morfología global de Plutón y su satélite Caronte

2-Mapa de la composición química de la superfície de Plutón y Caronte

3-Estudiar la atmósfera y determinar su tasa de escape (se sospecha que Plutón va perdiendo su atmósfera).

Si se consiguen estos tres objetivos primarios se considerará la misión un éxito, pero además también se han marcado otros objetivos menores como la búsqueda de nuevos satélites o anillos alrededor de Plutón, la búsqueda de una posible atmósfera en Caronte, hacer un mapa de temperaturas de la superfície o buscar hidrocarburos en su atmósfera entre otros experimentos. Una vez sobrevolado Plutón y, esperemos, llevado a cabo con éxito su misión, la New Horizons se internará en el Cinturón de Kuiper para estudiar uno o dos objetos que pasen cerca de ella y que tengan de 40 a 90 km de diámetro.

Trayectoria y calendario de la New Horizons

 

Luego, hacia el infinito y más allá.

=====================================================================================

FUENTES:

– Página web oficial de la sonda New Horizons.

– Página web de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y en especial de su apartado dedicado a Plutón.

– Artículo de la New Horizons en la Wikipedia.

BONUS TRACKS:

– A pesar de la increíble velocidad a la que viaja la sonda New Horizons (58.536 km/h) si su trayectoria estuviera dirigida a la estrella más próxima, Proxima Centauri, a 4,2 años luz, tardaría solamente 77.500 años!!!

– En la última ilustración que he colocado en la entrada se ve perfectamente el Cinturón de Kuiper (la rosquilla punteada de blanco), la órbita “díscola” de Plutón (en amarillo) y el Sistema Solar interior limpio de “trastos” (la ilustración la he sacado de la web oficial de la New Horizons).

– Actualmente, a 12 de octubre de 2010, la sonda se encuentra a una distancia de 18,25 UA de la Tierra y a 13,99 UA de Plutón. UA es una Unidad Astronómica: medida estándar de distancia que equivale a la media de la Tierra al Sol, unos 150 millones de kilómetros.

– Rectifico, el Sistema Solar interior no está del todo libre de trastos, entre las órbitas de Marte y Júpiter existe un estupendo cinturón de asteroides. Aún y así, tanto la órbita de Júpiter y Marte están “despejadas”.

MINUTOS MUSICALES:

– Y ya para finalizar y desengrasar, los minutos musicales habituales, esta vez “On the road again” de Willie Nelson. La canción me viene estupendamente ya que en un momento de la canción dice “…just can’t wait to get on the road again…” y luego “…goin’ places that I’ve never been…”, en donde se podría resumir el afán de la humanidad para “volver otra vez a la carretera”, interplanetaria e interestelar, e “ir a sitios donde nunca he estado”, como Plutón y Caronte.