Archivo de la etiqueta: APOD

Paisajes extraterrestres (III): la roca de Verona

We are such stuff
as dreams are made on, and our little life
is rounded with a sleep1

William Shakespeare
“The Tempest”, Acto 4 Escena 1

De Shakespeare a Humphrey Bogart

De Shakespeare se podría decir lo mismo que de Bach. Si de éste afirmamos que está su música y el resto es ruido, del dramaturgo inglés podemos decir que primero está él y el resto son unos juntaletras.

El prestigioso y a la vez provocador crítico literario Harold Bloom considera a Shakespeare el punto culminante de la cadena evolutiva de los escritores, el macho alfa, el Rey Sol, el superpredador de la cadena trófica de los juntaletras, el Faraón de los escritores. Quizá sí, no lo sé.

Pero lo que más me interesa es lo profundamente introducido que está Shakespeare en el día a día de los humanos, muchas veces sin darnos cuenta. Quien no ha usado (o adaptado a su manera) el archiconocido “to be or not to be” (ser o no ser) de “Hamlet”? O quien no ha gritado lleno de furia cuando intentas apuntar algo que te dicen por teléfono y todos los bolis que tienes a mano no funcionan, “un boli, un boli, mi reino por un boli!!!!”, derivado del shakesperiano “a horse, a horse, my kingdom for a horse” de “Richard III”?

Supuesto retrato de Shakespeare, el famoso "Chandos portrait", atribuido a John Taylor. National Portrait Gallery, Londres.

Más ejemplos? Ahí voy, varios títulos de las novelas de Javier Marías provienen de versos de Shakespeare. Su libro “Corazón tan blanco” viene de un verso de “Macbeth”, acto 2, escena 2, “to wear a heart so white”. Otro de sus libros, “Mañana en la batalla piensa en mí” proviene de “Richard III”, acto 5, escena 3, “tomorrow in the battle think on me”. También el libro “Todas las almas” se titula como el verso de una poco conocida obra de Shakespeare, “Measure for measure”, acto 2, escena 2, “why, all of the souls that were were forfeit once”. Mas otro libro de Marías, “Negra espalda del tiempo”, viene de un verso shakesperiano, pero no he conseguido averiguar de qué obra.

Otro de los titanes de la literatura mundial, William Faulkner, tituló su obra más conocida “The sound and the fury” (“El ruido y la furia”) “birlando” un verso de la obra “Macbeth”, acto 5, escena 5, “It is a tale told by and idiot, full of sound and fury”.

Más, el libro de Jon Krakauer “Into thin air” (“Mal de altura”, editorial Desnivel), sobre una expedición comercial al Everest que acabó en tragedia, no estoy seguro pero su título podría provenir de los versos de “The Tempest”, acto 4, escena 1, “As I foretold you, were all spirits and are melted into air, into thin air”.

Un jovencísimo Humphrey Bogart sostiene el halcón maltés

Para ir acabando con la diatriba shakesperiana, un último ejemplo del mundo del cine. En la película “The maltese falcon” (“El halcón maltés”) de 1941, dirigida por John Houston e interpretada por el inigualable Humphrey Bogart, al final de la película le preguntan a Sam Spade (Humphrey Bogart) de qué está hecho el misterioso halcón, y él responde “del material con que se forjan los sueños” que bien podría inspirarse en los versos de “The Tempest”, acto 4, escena 1, “we are such stuff as dreams are made on”.

Urano y sus shakesperianos satélites

El año 1851, William Lassell, cervecero de Liverpool metido a astrónomo, descubrió dos de los satélites de Urano y los bautizó como Ariel y Umbriel. Fue él quien inició la tradición de bautizar a los satélites de Urano con nombres de varias obras de Shakespeare y del poeta Alexander Pope.

Tanto Ariel como Umbriel son dos espíritus del poema de Alexander Pope “The Rape of the Lock” y Ariel también aparece en la obra “The Tempest” (La Tempestad) de William Shakespeare.

Urano fotografiado por el Voyager 2 (NASA) en 1986

Más tarde se descubrieron otros tres de los llamados satélites mayores de Urano, Oberón (rey de las hadas en la mitología celta y personaje de “A Midsummer Night’s Dream”), Titania (reina de las hadas y también personaje de “A Midsummer Night’s Dream”) y Miranda (hija de Próspero, duque de Milán, en la obra “The Tempest”). Así pues, cuatro de los cinco nombres con que se bautizó a los satélites de Urano están relacionados con la obra del bardo inglés, a diferencia de los nombres dados al resto de satélites y planetas del Sistema Solar que fueron mayoritariamente bautizados con nombres de la mitología griega y romana.

A parte de estos cinco satélites mayores, Urano cuenta con otros veintidós satélites menores que llevan otros tantos nombres shakesperianos, Julieta, Calibán, Desdémona, Puck, Ofelia, Próspero, Cordelia etc…

Miranda, el Voyager 2 y la roca de Verona

En el año 1986 la sonda Voyager 2 visitó Urano y pudo pasar cerca de su satélite Miranda (480 kilómetros de diámetro, la distancia entre Barcelona y Logroño y descubierto por Kuiper en 1948). Los científicos que aguardaban ansiosos las fotos de Miranda esperaban otro satélite lleno de cráteres como otros que abundan en el Sistema Solar. Pero como cantaba Rubén Blades en “Pedro Navaja”, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, así fue, Miranda sorprendió agradablemente por su geología. Tenía una parte con varios cráteres mientras el resto estaba “pavimentada” por cordilleras y surcos concentrados en unas zonas que bautizaron como “coronas”, de formas ovoides o cuadrangulares que a mi me recuerdan coladas de lava. Y qué nombres les pusieron? Arden corona (nombre del bosque en “As you like it”), Elsinore corona (castillo de Hamlet) e Inverness corona (castillo de Macbeth).

Miranda, satélite de Urano fotografiado por el Voyager 2 (NASA)

Y aquí quería llegar, una de estas extrañas formaciones de Miranda es la Roca de Verona, o Verona Rupes en su nombre oficial, (Verona? sí, la ciudad italiana en donde transcurre el drama “Romeo and Juliet”, otra vez Shakespeare!), un majestuoso acantilado de una altura de entre 10 y 20 kilómetros, el acantilado más alto conocido hasta ahora del Sistema Solar. Cómo se pudo originar este fenomenal acantilado es todavía un misterio.

El acantilado Verona Rupes, Miranda. Foto: Voyager 2 (NASA)

Verona Rupes fue APOD el 4 de abril de 2011 y en  ella se conjeturaba que si nos lanzáramos desde Verona Rupes tardaríamos unos doce minutos en llegar al suelo a una velocidad de “sólo” 200 kilómetros por hora debido a la baja gravedad de Miranda (125 veces menor que la terrestre),  y que con una buena protección de airbags se podría sobrevivir.

Más que saltar desde su punto más alto, no soy amante de según qué emociones fuertes, me gustaría estar en su base y mirar hacia arriba, a mi me recuerdan un poco los blancos acantilados de Dover, o desde su punto más alto observar las vistas de Miranda y su extraña geología mientras voy declamando “The Tempest” de William Shakespeare:

“Our revels now are ended. These our actors,
As I foretold you, were all spirits and
Are melted into air, into thin air;
And—like the baseless fabric of this vision —
The cloud-capped towers, the gorgeous palaces,
The solemn temples, the great globe itself,
Yea, all which it inherit, shall dissolve,
And like this insubstantial pageant faded,
Leave not a rack behind. We are such stuff
As dreams are made on, and our little life
Is rounded with a sleep. …”2

===================================================================================================

1 Estamos tejidos
de idéntica tela que los sueños, y nuestra corta vida
se cierra con un sueño.
Traducción de Luis Astrana Marín

2 Nuestros divertimentos han dado fin. Esos actores,
como había prevenido, eran espíritus todos y
se han disipado en el aire, en el seno del aire impalpable;
y a semejanza del edificio sin base de esta visión,
las altas torres, cuyas crestas tocan las nubes, los suntuosos palacios,
los solemnes templos, hasta el inmenso globo,
sí, y cuanto en él descansa, se disolverá,
y lo mismo que la diversión insustancial que acaba de desaparecer,
no quedará rastro de ello. Estamos tejidos
de idéntica tela que los sueños, y nuestra corta vida
se cierra con un sueño.
Traducción de Luis Astrana Marín

Fuentes:

1- Varias entradas de la wikipedia

2 – Entrada “Miranda’s warning” del blog stereomoons.blogspot.com

3 – Dos páginas web con la obra completa de Shakespeare: shakespeare.mit.edu y shakespeare-literature.com

Y ya para terminar los habituales minutos musicales, esta vez con Rubén Blades y su “Pedro Navaja”, no es Shakespeare pero, ay!, qué versos!, como este: “con el tumbao que tienen los guapos al caminar”

Un pequeño gran salto

“Este es un pequeño paso para un hombre, y un gran salto para la humanidad”
Neil Armstrong al pisar la Luna  

Desde que el último Homo sapiens holló la Luna, Eugene Andrew Cernan comandando la última misión Apolo, la 17, nadie ha vuelto a la Luna. Fue un 11 de diciembre de 1972.

Eugene Andrew Cernan (nacido en 1934)

Eso sí, cada uno tiene sus particulares lunas, o retos, o desafíos, que tras ardua lucha se consiguen o no. Yo el sábado pasado pisé una de mis lunas, conseguir, por fin!, agrupar en una sola foto varias de ellas mediante el maldito Photoshop. Lo que me costó: un gran paso para un hombre (un servidor de ustedes), y un insignificante salto para la humanidad!

Como que estoy tan contento de mi alunizaje paso a compartir “mi obra” con vosotros (clicad sobre las fotos para verlas a mayor tamaño):

Izquierda: anillos de Saturno y, “descolgándose”, sus satélites Encelado y Tethys. Derecha: los anillos de Saturno proyectan su sombra en el planeta. Fotos: sonda Cassini (NASA)

Izquierda: la Vía Láctea, una estrella fugaz y una aurora boreal, foto de Tommy Eliassen. Derecha: Nebulosa de la Burbuja (NGC7635), foto de Larry Van Vleet (APOD 11/09/2011). Ambos fotógrafos son amateurs.

Lo sé, mi “obra” son cuatro fotos agrupadas en dos, miserable, pero como he dicho, fue mi particular “luna”.

En esta foto, que podríamos titularla “El Quinteto de Cassini”, no he toqueteado nada con el Photoshop pero me encanta y os la pongo. De izquierda a derecha, Jano, Pandora, Encelado, Mimas y Rea, todos satélites de Saturno, del cual sólo se ve una parte de sus anillos. La foto, como no, de la maravillosa sonda Cassini.

Y para acabar, de octetos a quintetos, exactamente uno de los movimientos del quinteto para cuerda en mi mayor, opus 11, número 5 de Luigi Boccherini, el famoso Minuetto:

Los Intrusos (I): bellas nebulosas

Procrastinate
Hace ya más de un año, el 2 de julio de 2010, os hablaba de los 15 años del APOD y de las dos virguerías que hicieron para celebrarlo: una versión de la “Noche estrellada” de Van Gogh con varios intrusos cósmicos infiltrados y la fusión de dos cuadros de Vermeer, “El astrónomo” y “El geógrafo” “pintados” con multitud de fotos del APOD.

Al final de dicha entrada os prometía desvelar quienes eran esos intrusos que poblaban la “Noche estrellada”, y aquí estoy, para desvelar el misterio Sí, lo sé, ha pasado mucho tiempo, pero más vale tarde que nunca. Como dirían los ingleses “I’ve have been procrastinating until now”, es decir, que “he estado procrastinando hasta ahora”, como veo que este verbo no existe en castellano, deciros que “procrastinar” significa “ir posponiendo una tarea para más tarde”, o según dice la RAE “diferir, aplazar” y esto no lo dice la definición, sino yo, “distrayéndose con infinidad de estímulos externos, como pueden ser el vuelo de una mosca o el maldito twitter”

Primera tanda de intrusos: nebulosas de emisión
Tengo especial predilección por las nebulosas de emisión, esos objetos celestes, delicados y gaseosos, que emiten su propia luz excitados por una o varias estrellas que están en su interior. Por esto empiezo con ellas, ahí van las que se infiltraron:

Nebulosas de emisión infiltradas!

Para admirar mejor su belleza os adjunto una foto de cada una:

Nebulosa del Cangrejo o M1:
Esta nebulosa es el resultado de la explosión de supernova de una estrella muy masiva que aconteció en el año 1054 dC y que fue observada por astrónomos chinos de la época. Como resultado quedó esta magnífica nebulosa y en su centro el resto moribundo de la estrella que explotó, un púlsar (tanto la supernova de 1054 como el descubrimiento de los púlsar merecen sendas entradas, y en un futuro, si no procrastino demasiado, prometo hablar de ellas).

M1 o la nebulosa del Cangrejo (Foto: Hubble)

Nebulosa de la Roseta:
En esta nebulosa el cúmulo de estrellas jóvenes y azuladas del centro hacen refulgir al gas circundante en un tono rosado. No hay que ser un prodigio mental para deducir el porqué de su nombre.

Nebulosa de la Roseta (Foto: Caltech/Observatorio Palomar)

Nebulosa de la Roseta (Foto: Caltech/Observatorio Palomar)

Nebulosa del Yelmo de Thor:
Y para ir finiquitando ya la entrada y los primeros intrusos, una soberbia foto de Robert Gendler de la nebulosa del Yelmo de Thor. A pesar de su delicado y bello aspecto esta nebulosa, o mejor dicho, burbuja, alberga en su interior una gigantesca y muy caliente estrella a punto de estallar, dándole al gas circundante esta forma esférica como consecuencia del violento viento estelar.

Nebulosa del Yelmo de Thor (Foto: Robert Gendler)

En la próxima entrada más intrusos, concretamente las nebulosas planetarias.

Actualizo y rectifico: gracias a mi amiga Betti, reina de las palabras, por hacerme ver que el verbo “procrastinar” existe. El que no existe es procrastRinar, que burro de mí busqué en el diccionario de la RAE y obviamente no salía! Tachado y corregido está!

Paisajes extraterrestres (II): Bach, Cassini, Saturno y sus satélites

Dicen que ante la belleza lo mejor es callarse y contemplarla.

Dicen también que una imagen vale más que mil palabras.

Dicen que está Bach y lo demás es ruido.

Por esto hoy no os daré la paliza con mil palabras sino que con una imagen, o mejor dicho varias, y la música de Bach, nos daremos un garbeo por Saturno, sus anillos y sus satélites en un vídeo hecho con mis manos a partir de algunas fotos enviadas por la sonda Cassini-Huygens que desde 2004 orbita Saturno.

Recomiendo ver el vídeo a pantalla completa y con el volumen alto.

Me callo ante la belleza.

Os dejo también un vídeo de Chris Abbas, más elaborado que el mío, donde a partir de varias fotos de la Cassini monta una película fantástica e inquietante a la vez. Por cierto, fue APOD del pasado 13 de junio.

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (y XIV)

Orión de la cabeza a los pies

Y hoy, último día del año y de la primera década del siglo XXI, por fin, la campeona de 2010 según Phil Plait, una espectacular foto de la constelación de Orión, APOD el pasado 23 de octubre, tomada por Rogelio Bernal Andreo, otro magnífico astrónomo y astrofotógrafo amateur, que desde el patio de su casa logra fotos maravillosas:

Orión en todo su esplendor

Quizá sea Orión una de las constelaciones más espectaculares del cielo. No sólo pueden verse sus principales estrellas desde ciudades contaminadas lumínicamente sino que incluso se puede llegar a ver la Gran Nebulosa de Orión. Es más, cuando mejor se ve en las latitudes medias del Hemisferio Norte es durante el invierno, solo hace falta mirar hacia el sureste y localizar las tres estrellas de su cinturón a eso de las nueve de la noche. Luego, cuando esté ya más alta en el cielo se puede buscar la nebulosa de Orión, un poco más debajo de la estrella central del cinturón y comparar el color de las dos estrellas más brillantes de Orión, Betelgueuse y Rígel. La primera, situada en el hombro derecho de Orión (vamos, arriba a la izquierda), es una supergigante roja fría (unos 3.500 grados en su superficie), mientras que Rígel (a bajo a la derecha) es una supergigante azul muy caliente, 11.000 grados en su superficie (el Sol, para comparar, está a unos 6.000 grados).

Saltan a la vista dos estructuras gaseosas de color rojo, una, esférica y en la cabeza de Orión es la nebulosa Lambda Orionis, la otra, la C gigante que cruza la constelación se la conoce por el Bucle de Barnard. Se desconoce su origen pero es probable que se hayan formado tras la explosión final (supernova) de varias estrellas.

Si nos vamos a la esquina inferior derecha, al lado de Rígel, vemos como una mancha lechosa, la nebulosa de la Cabeza de Bruja, una nebulosa que refleja la luz de Rígel y le da este tono entre blancuzco y azulado.

También podemos encontrar la Nebulosa de la Cabeza del Caballo, justo debajo de la estrella más a la izquierda del cinturón. Consiste en una nube de polvo que superpuesta a un fondo de color rojizo parece la cabeza de un caballo, aunque en la foto de hoy no se ve muy bien ya que es bastante pequeña.

Pero la maravilla de Orión es su espada, o Gran Nebulosa de Orión, o M42, como ustedes prefieran. Situada por debajo de la estrella del medio del cinturón es una potente nebulosa de emisión donde se están fabricando nuevas estrellas para la causa. Al encontrarse a sólo 1.500 años luz se puede ver como una tenue manchita incluso en ciudades a simple vista. Luego, si se usan prismáticos y telescopios su espectacularidad aumenta.

Pues hasta aquí el maratón fotográfico para despedir el 2010 y la primera década del siglo XXI!

Feliz año a todo el mundo!

Foto: Rogelio Bernal Andreo

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (XIII)

El ocaso del Endeavour

Medalla de plata para otra foto tomada desde la Estación Espacial Internacional (ISS) y APOD el 16 de febrero. En este caso podemos ver la negra figura del transbordador espacial Endeavour acercándose y a punto de “atracar” en la ISS:

El ocaso del Endeavour

En ella también podemos ver las tres primeras capas de la atmósfera a contraluz del Sol que ya se ha escondido detrás de la Tierra. La primera capa, anaranjada, corresponde a la troposfera y es donde se dan todos los fenómenos meteorológicos que nos afectan y tiene unos 16 kilómetros de grosor. En ella también se acumula la mayor parte del oxígeno que respiramos. La segunda capa, blanquecina, es la estratosfera en donde encontramos el ozono que absorbe y nos protege de los rayos ultravioleta que nos manda el Sol. Por último, y de tono azulado, nos topamos con la mesosfera que es la capa donde se observan las estrellas fugaces.

Phil Plait titula foto como el ocaso del Endeavour ya que a la flota de transbordadores espaciales le llega su fin. Después de su primer vuelo en 1981 y 133 misiones, está previsto un último vuelo el 1 de abril de 2011 y dos más que se podrían aprobar en breve. Se han ganado la jubilación!

La flota actual consta de tres transbordadores espaciales, el Endeavour, el Discovery y el Atlantis. Los otros dos, el Challenger y el Columbia, se perdieron en sendos accidentes en 1986 y 2003 respectivamente.

Foto: NASA

Y mañana, la campeona: Orión de los pies a la cabeza.

Las 14 mejores imágenes astronómicas de 2010 según Phil Plait (XII)

20 años no son nada!

Entramos ya en la fase decisiva de las tres mejores fotos astronómicas de 2010 según Phil Plait. Medalla de bronce para una estupenda foto de la nebulosa Carina, una espectacular, tumultuosa y caótica zona de formación estelar fotografiada por el Hubble en su vigésimo cumpleaños:

Los pilares de la creación en la nebulosa Carina

Aún me acuerdo cuando se puso en órbita el telescopio Hubble y poco tiempo después se dieron cuenta que por un error de diseño había quedado un poco miope. Por suerte se pudo mandar un equipo de reparación y se corrigió el error. Ahora bien, con el sustituto del Hubble, el James Webb Space Telescope, no se podrá enviar ningún equipo de “oculistas” ya que se pondrá en órbita a un millón y medio de kilómetros de la Tierra. Qué vayan afinando que luego no quiero sorpresas!

La foto de hoy es el fragmento de una foto más extensa de la nebulosa Carina que fue APOD el 26 de abril pasado. En ella podemos ver los llamados “pilares de la creación”, nubes de polvo y gas en el interior de los cuales estrellas nacientes están dando sus primeros balbuceos. Dentro de unos 100.000 años las estrellas recién nacidas se liberarán de su capullo y darán lugar a un nuevo cúmulo estelar. De hecho algunas de ellas ya se han liberado y brillan a su alrededor. Es muy probables que cinco mil millones de años atrás la zona donde se formó el Sol y sus hermanas tuviera un aspecto similar.

Foto: NASA, ESA, M. Livio y el equipo del vigésimo cumpleaños del Hubble.

Y mañana: El Endeavour y la atmósfera