Archivo de la etiqueta: Carl Sagan

Un punto azul pálido

Carl Sagan era una persona sabia y sensata y como tal, decía cosas sabias y sensatas. Una lástima que se nos fuera con sólo 62 años. El pasado 8 de noviembre hubiera cumplido 77 años.

Carl Sagan (1934-1996)

Desde su libro “Pale Blue Dot: A Vison of the Human Future in Space” nos dejó uno de sus más conocidos, y gloriosos, escritos. En unas pocas líneas nos colocó a los humanos en nuestro sitio, sin despeinarse y con sabias y sensatas palabras inspirado por esta magnífica foto de la sonda Voyager I:

La Tierra vista desde 6.000 millones de kilómetros, ese puntito azul pálido en el centro de la línea más clara de la derecha.

Sagan escribió:

“Desde este lejano punto de vista, la Tierra no parece tener ningún interés en especial. Pero para nosotros es diferente. Mirad de nuevo a este punto. Está aquí. Es nuestro hogar. Somos nosotros. En él, todo lo que amas, todo lo que sabes, todo de lo que has oído hablar, cada ser humano que fue, vivió su vida. La suma de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada padre y madre, cada niño lleno de esperanza, cada inventor y explorador, cada profesor de moralidad, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió allí, en una mota de polvo colgada de un rayo de Sol.
La Tierra es un minúsculo escenario en medio de una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertidos por todos esos generales y emperadores que, en la gloria y el triunfo, pudieron convertirse en momentáneos amos de una fracción de este punto. Piensa en las infinitas crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este punto sobre los apenas distinguibles habitantes de otra esquina, qué frecuentes sus desencuentros, qué ansiosos por matarse entre ellos, qué intensos sus odios.
Nuestras opiniones, nuestra supuesta importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo son desafiadas por este punto de pálida luz. Nuestro planeta es una solitaria mota en la envolvente e infinita oscuridad cósmica. En la oscuridad, en toda la inmensidad, no hay ni un atisbo de que ninguna ayuda venga de alguna parte para salvarnos de nosotros mismos.
La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún sitio, al menos en un futuro cercano, al cual nuestra especie pueda emigrar. Visitar, sí. Asentarnos, todavía no. Nos guste o no, la Tierra es donde interpretamos nuestra función.
Se dice de la astronomía que es una humilde actividad que forja el carácter. No hay mejor demostración del estúpido engreimiento humano que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Creo que esto subraya nuestra responsabilidad para tratarnos mejor los unos a los otros y preservar y querer este pálido punto azul, el único hogar que hemos conocido.”

Solo añadir una cosa, este vídeo del texto anterior leído por el mismo Carl Sagan:

Nota: la traducción es mía. Se ha hecho lo que se ha podido!

La poesía de la realidad

“There is real poetry in the real world. The science is the poetry of reality”
Richard Dawkins

Busco en el Diccionario de la Real Academia Española la definición de ciencia y dice:

“Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales”

Hago lo mismo en el Diccionari de la Llengua Catalana de l’Institut d’Estudis Catalans:

“Coneixença exacta d’un cert ordre de coses. Conjunt de coneixences resultant de l’estudi” (Traduzco: Conocimiento exacto de un cierto orden de cosas. Conjunto de conocimientos resultado de su estudio)

Voy a la web de la Encyclopaedia Britannica y me lo define de la siguiente manera:

“Any system of knowledge that is concerned with the physical world and its phenomena and that entails unbiased observations and systematic experimentation. In general, a science involves a pursuit of knowledge covering general truths or the operations of fundamental laws”

Muy bien.

Pero, qué creen que es la ciencia los que se dedican a ella?

Y si nos lo dicen con música y “cantando”, mejor que mejor:

De todo lo que dicen yo me quedo con la frase del físico cuántico, y as de los bongos, Richard Feynman: “No me asusta el desconocer cosas. Es mucho más interesante”, o con la definición de Richard Dawkins, biólogo evolutivo, bulldog de Darwin y azote de la religión, y que da título a la entrada de hoy: “Hay verdadera poesía en el mundo real. La ciencia es la poesía de la realidad”.

Este vídeo corresponde al proyecto Symphony of Science llevado a cabo por el músico estadounidense Josh Boswell, que en palabras suyas lo define cómo: “Llevar el conocimiento científico y filosófico al público, de una manera novedosa, a través de la música”.

En su página web podréis encontrar varios vídeos del mismo estilo en donde varios científicos (con Carl Sagan a la cabeza) hablan de un poco de todo, de Marte, de la razón, de nuestro lugar en el cosmos o de un glorioso amanecer. Precisamente con este último “A Glorious Dawn” os dejo, uno de mis favoritos, ver a Carl Sagan imitar el canto de las ballenas y luego soltar una de sus míticas frases (“Si deseas hacer una tarta de manzana desde el principio, primero tienes que inventar el universo”), no tiene precio:


NOTA: hace unos días me uní a la Yuriesfera, tal y cómo podéis comprobar en mi barra lateral con la foto de Gagarin, para conmemorar los cincuenta años (el próximo 12 de abril) del lanzamiento del primer humano al espacio, el ruso Yuri Gagarin. Por si queréis más detalles clicad sobre la foto de Gagarin en la barra lateral o bien leed la Nota de Prensa de la Yuriesfera.

Por cierto, el palabro en ruso se podría transcribir cómo “payéjali” que vendría a significar “vámonos” y lo dijo Gagarin antes de ser lanzado al espacio! Si alguien quiere una explicación más detallada paso a copiar, pegar y traducir del catalán la excelente explicación que me ha mandado mi amiga y profesora de ruso, Sandra:

“Veamos, el verbo es ехать, que significa “ir” (ni por mar, ni por aire, ni a pie; aunque en principio también lo usan por todo lo que se refiere a transporte, ergo, Gagarin lo usó a pesar de que volara).  Este verbo es imperfectivo, y su equivalente perfectivo es  поехать (se le añade el prefijo). Puesto así el verbo no tiene presente, sólo pasado, futuro e imperativo, porque es una acción concreta, unidireccional y acabada. Si quisieras decir ir y volver cada día, tendrías que usar la versión imperfectiva, porque el perfectivo es una cosa concreta. Qué lío, no? 🙂 Entonces, el pasado de поехать és: поехал (él), поехала (ella), поехало (neutro), поехали (plural). No sé muy bien porqué, los rusos usan el pasado para hacer el imperativo “vamos”. Así pues, поехали es: unidireccional (acción concreta, porque es perfectivo), plural (hay una “i” final), forma pasada que indica imperación, y con vehículo. 🙂 Lo has entendido más o menos???? Jajajaja”

Creo que sí…

Ahora sí que acabo, no he podido resistirrme, con un vídeo de Richard Feynman, otro, mostrando su habilidad con los bongos. Y sólo decir que Feynman fue uno de los fundadores de la cromodinámica cuántica y Premio Nobel de física en 1965. Sí, los científicos, aún y dedicándose a algo tan complejo cómo la mecánica cuántica son humanos y les gusta divertirse!

Paisajes extraterrestres (I): en la orilla del océano cósmico

“The surface of the Earth is the shore of the cosmic ocean. On this shore, we’ve learned most of what we know. Recently, we’ve waded a little way out, maybe ankle-deep, and the water seems inviting. Some part of our being knows this is where we came from. We long to return, and we can, because the cosmos is also within us. We’re made of star stuff. We are a way for the cosmos to know itself.”1

Fragmento de “En la orilla del océano cósmico”, Carl Sagan, Cosmos, 1980

 

Es muy probable que la siguiente foto sea la culpable de todo:

Utopia planitia fotografiada por el lander Viking-2. Foto: NASA/JPL

 

Es una de las primeras fotos, sino la primera, que mandó el lander Viking-2 recién posado en Marte, exactamente en Utopia Planitia un 3 de setiembre de 1976. Estaba impresa en el libro “Cosmos”, de Carl Sagan, en el capítulo dedicado a Marte “Blues para un planeta rojo”. Me fascinó que se pudieran hacer fotos tan estupendas de paisajes extraterrestres.

Dicha foto y los magníficos cielos estrellados de Formentera en agosto son los culpables de que os esté dando la vara con este blog.

Y para que la cosa no decaiga me he propuesto adentrarme en el océano cósmico con una serie de entradas dedicadas a diferentes partes de nuestro Sistema Solar para visitar y contemplar varios paisajes extraterrestres.

Ío pasando por delante de Júpiter. Foto: NASA

Iremos a Venus mediante las sondas soviéticas Venera, allí por los años 60 del siglo pasado, a Marte y a Fobos, a Júpiter, Ío y Europa, a Saturno, Titán y Encélado, a la Luna propulsados por los cohetes Saturn V diseñados por un ingeniero de pasado muy oscuro, a Mercurio, Neptuno y Urano, y por supuesto al Sol.

Preparados para adentrarnos en el océano cósmico y remojarnos un poco los tobillos?

Bonus tracks

1- “La superficie de la Tierra es la orilla del océano cósmico. En esta orilla hemos aprendido mucho de lo que sabemos. Recientemente nos hemos adentrado un poco en él, quizá hasta los tobillos, y el agua parece agradable. Parte de nuestro ser sabe que es de donde procedemos. Hemos tardado en volver, y podemos, porque el cosmos está en nuestro interior. Estamos hechos de materia estelar. Somos una vía del cosmos para conocerse a sí mismo”. El intento de traducción es mío.

Y de minutos musicales, “Serenade from the stars” de la Steve Miller Band

Regalos y cumpleaños

Somewhere, something incredible is waiting to be known.

Carl Sagan

Cuánta razón tenía Carl Sagan cuando dijo la frase que encabeza la entrada de hoy: “En algún lugar, algo increíble está esperando a ser descubierto”.

Y precisamente la semana pasada, justo el día de la fecha del cumpleaños de Carl Sagan (9 de noviembre de 1934), la NASA le/nos hizo entrega de un fantástico regalo. Una lástima que ya lleve casi 16 años muerto. Seguro que le hubiera fascinado este regalo!

“Como si hubiéramos encontrado un nuevo continente en la Tierra” decía la nota de prensa publicada por el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, autores de este descubrimiento.

No exageran, gracias a los datos aportados por el telescopio espacial Fermi se acaban de descubrir dos gigantesca burbujas (25.000 años luz de longitud cada una) que parten en perpendicular del centro de la Vía Láctea y que emiten rayos gamma, la fracción más energética de la luz (más energéticos que los conocidos rayos X).

Representación gráfica de las misteriosas burbujas

Por el momento se desconoce su origen y su edad. No obstante, al partir ambas burbujas del centro galáctico es muy probable que tengan alguna relación con el agujero negro supermasivo (unos cuatro millonesde veces la masa de nuestro Sol), bautizado como Sgr A*, que habita en el centro de la Vía Láctea. Apunta Doug Finkbeiner, astrónomo de la Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics y el primero en identificar la estructura, que dichas burbujas se podrían haber originado no hace mucho tiempo, a escala astronómica claro, unos pocos millones de años, a partir de la expulsión de un chorro de partículas desde Sgr A*.

Se cree que todas las galaxias tienen en su centro un agujero negro supermasivo, algunos son  modestos como nuestro Sgr A* y otros son auténticos monstruos, llegando a tener una masa, como el que se encuentra en el centro de la galaxia M87, de seis mil millones de veces la masa del Sol. Por esto no es de extrañar que del centro de M87 se eyecte un chorro de materia de 5.000 años luz de longitud.

La galaxia M87 y su chorro de materia

Actualmente la Vía Láctea no tiene ningún chorro de materia que provenga de su centro, como el de M87, pero es probable que en un su pasado sí que lo tuviera y ahí podríamos tener una explicación a las dos burbujas recién descubiertas.

Otra hipótesis del origen, apunta Doug Finkbeiner , sería que se podrían haber formado a partir del gas expelido durante la formación de cúmulos estelares masivos en el centro galáctico tal y como se observa en algunas galaxias.

En cambio, cómo se originan los rayos gamma se conoce bien, un electrón acelerado a casi la velocidad de la luz choca con un fotón (el componente básico de la luz), lo excita y le hace saltar a un estado más energético (el rayo gamma). Pero, siempre hay un pero, se desconoce el origen de estos electrones, de donde han salido? Más misterio.

He aquí la gracia, el misterio, el no saber, el descubrir, o intentarlo.

Y ya acabo con dos frases de dos eminentes científicos que nos llevan al meollo de la ciencia, el desconocer y  el intentar conocer.

Lawrence Krauss (físico teórico): “A los científicos les gustan los misterios, les gusta no saber”.

Richard Feynman (físico cuántico y premio Nobel de física en 1965): “No tengo miedo a no saber, creo que es mucho más interesante”.

==================================================================

Fuente:

Nota de prensa del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, aquí.